Apnea del sueño, trastorno que genera riesgos

La apnea del sueño es un trastorno potencialmente grave en el que la respiración se detiene y vuelve a comenzar repetidamente, generalmente a través de los ronquidos. De acuerdo con los especialistas, roncar no es el problema, sino cuando se requiere de ciertas condiciones, debido a que se obstruyen las vías respiratorias.

El psiquiatra Humberto Nioolini explicó que se puede hablar de un problema cuando no hay un flujo correcto para respirar. “Cuando te bloquea y dejas de respirar de forma intermitente, con un conteo determinado, se comienzan a generar algunos cambios en la frecuencia cardíaca y fisiológicos”, señaló.

En México, se estima que el cuatro por ciento de los hombres y el dos por ciento de las mujeres lo presentan. Una de las consecuencias de no dormir bien es la somnolencia excesiva diurna, ya que la apnea genera cambios en el ciclo de sueño, impidiendo que sea por periodos largos; con esto se presenta una falta de energía.

Son varios los riesgos que enfrenta un paciente con apnea del sueño, entre los más comunes están: accidentes vehiculares, laborales o domésticos, así como síntomas depresivos, de ansiedad, problemas de memoria, atención, concentración y enfermedades cardiovasculares.

Se estima que el 89 % de las personas roncan, pero esto no necesariamente representa un problema o una tendencia a desarrollar apnea del sueño, aunque es importante monitorear la frecuencia con la que lo hacen e identificar hasta qué punto afecta a su ciclo de sueño, esto último con un especialista.

Los especialistas practican la polisomnografía, que es el estudio del sueño y aplican un test de somnolencia diurna, el cual identifica qué tan probable es que la persona se quede dormida en una situación ordinaria y con qué frecuencia, además si se despierta cada mañana con más sueño, con malestar general u otros aspectos.

Un factor asociado a la apnea del sueño es el sobrepeso, pues cuando hay acumulación de grasa en la parte del cuello se pueden presentar esas interrupciones en la respiración al dormir; también está el consumo excesivo de alcohol y tabaco.

Mencionó que además es importante la historia familiar, porque muchos de los factores que llevan a presentar predisposición para la apnea del sueño son heredados, como la diabetes, la hipertensión y la tendencia a la obesidad.

Los trastornos del sueño, en general, afectan la calidad de vida y algunos de ellos son causa de morbilidad y mortalidad prematura. Los más reportados son insomnio, síndrome de apnea obstructiva del sueño y síndrome de piernas inquietas. Todos afectan la cantidad y calidad de sueño.