Bajo encierro total, pero arbitrando en la LNBP

Más de catorce juegos se han disputado ya dentro de la Liga Nacional de Baloncesto Profesional en México (LNBP). En ella hay presencia chiapaneca con el árbitro Carlos Rosas Burguette, quien hace poco más de un mes se encuentra viviendo de manera aislada junto a otros jueces para poder ser parte de la experiencia del “deporte ráfaga” en nuestro país, desde el aspecto arbitral.

A mediados del año, el mismo Rosas Burguette expresó su deseo de poder formar parte de la competencia, como ha ocurrido en otros años, aunque para esta ocasión, dijo que las pruebas para ser tomado en cuenta serían difíciles. Carlos Rosas era junto con Giovanni Montesinos, dos de los árbitros que anhelaban estar en las “ligas mayores” del Basquetbol mexicano; al final, solo el primero lo consiguió.

Y es que la LNBP se tomó muy en serio el tema de copiar, —de cierto modo—, el modelo que la NBA (la National Basketball Association) realizó para los “playoffs” de su temporada, por lo que decidió dividir en tres estados específicos a los árbitros que participan en el actual campeonato, esto como seguridad del mismo certamen.

“Estamos como en casa de seguridad (sic). León, Zacatecas y Durango son los estados estratégicos para que nosotros (árbitros) podamos movernos hacia los lugares en donde hayan partidos”, especifica Carlos Rosas.

Con esa división, los jueces tienen asignado entidades cercanas que cuentan con equipos participantes, pues hay que recordar que debido a la pandemia del coronavirus, varios clubes decidieron no competir en el presente campeonato de la Liga Nacional de Baloncesto Profesional.

“Quienes están en Durango van por ejemplo a la zona de Chihuahua. Nosotros, de Zacatecas nos movemos a Monterrey, Ciudad Victoria, Aguascalientes y San Luis Potosí. Los de León van a Querétaro; el viaje más largo que hacen es a Mexicali”, manifestó el árbitro chiapaneco.

“Nos movemos en camiones especiales a las sedes. Durante el viaje no tenemos permitido bajar o parar para comprar. Es salir de la casa en donde estamos, viajar, llegar a la sede, realizar el protocolo de sanidad. Los gimnasios no tienen bebidas ni alimentos, ni lo que vayamos a necesitar”.

La permanencia de Carlos Rosas Burguette y poder llegar a la conclusión de la LNBP, programada para el mes de diciembre, dependerá del comienzo de las clases presenciales en Chiapas, pues él labora como docente. Mientras tanto se mantiene dentro de la plantilla de silbantes de dicho certamen.