Que la actriz Nailea Norvind venda productos alimenticios no significa que haya hecho a un lado su carrera dentro del medio del espectáculo. Con su negocio llamado Mi Alimento Sagrado, Nailea ofrece productos como kefir y polvorones en diferentes puntos no solo de la Ciudad de México sino también en estados como Morelos, pero explica que sigue enfocada en ambas cosas tanto la actuación como su emprendimiento.

“Yo no he dejado de trabajar, este año terminé una película de la que estamos esperando su estreno y es fundamental en mi carrera, (el negocio) me surgió compartirlo con la pandemia, yo siempre he sido muy de experimentos, casera, muy alquimista, digamos, y he disfrutado mucho la cocina a lo largo del crecimiento de mis hijas”, señala. “Hay muchísima gente emprendedora que se vio creativa a lo largo de esta pandemia y que han surgido afortunadamente sorpresas”.

La actriz de Amarres y Cuna de lobos, y nominada al Ariel por coactuación femenina por el filme El club de los idealistas, señala que se mantiene trabajando en diferentes plataformas como el cine y el teatro, y no le gusta solo encasillarse a un espacio como por ejemplo la televisión. Comparte que, en cuanto a su negocio, una de las razones que la llevaron a crearlo fue ayudar a los otros.

“Me da gusto compartir probióticos vivos que es lo que son mis kefires, yo empecé a observar que hay una necesidad de procurar salud desde la raíz y dije ‘si yo conozco esto y me ha beneficiado y a tanta gente que quiero, lo voy a compartir un poco más’”, dice.

“Hay compañeros que paralelo a su profesión artística lanzan una línea de mezcal, un restaurante, etcétera. Ahora he tenido el tiempo que antes no tenía para desarrollar con mayor profundidad esto que me siempre me había gustado e interesado”, indicó.