Aunque el Instituto Nacional de Pueblos Indígenas (INPI) ha notificado formalmente y por escrito al Corredor Interoceánico del Istmo de Tehuantepec (CIIT) que se debe contar con el consenso de las comunidades donde proyecta comprar tierras para instalar los parques industriales o Polos de Desarrollo para el Bienestar (Podebis), en la región se acumulan los reclamos por el intento del órgano de evitar consultar a los pobladores.

En el caso de Santa María Mixtequilla, el reclamo de los habitantes zapotecos es precisamente ese, que se realice una consulta indígena sobre el proyecto, luego de que comuneros denunciaron que personal del proyecto les aseguró que no se les consultaría por “no ser indígenas”; mientras que en Rincón Vaquero, que pertenece al municipio de El Barrio de La Soledad, exigen más información.

El INPI le informó al titular del Corredor Interoceánico que sólo si las comunidades aprueban los Polos de Desarrollo en las consultas, el Gobierno Federal podrá avanzar con la compra de tierras, según se le notificó en un oficio fechado desde el 14 de enero; pese a ello, intentaron hacer la compra de las tierras sin realizar la consulta en Mixtequilla y Rincón Vaquero.

“No sabemos qué prisa tiene el gobierno para adquirir nuestras tierras, pero nosotros queremos saber cuánto pagarán por hectárea”, dice el ejidatario Fleury Godínez, quien asegura que no están en contra del proyecto, pero sí demandan transparencia.

El pasado 25 de abril,se instaló en esta comunidad la asamblea de ejidatarios, que en su orden del día contemplaba la sesión de derechos de tierras al presidente ejidal José Gallegos, para iniciar las negociaciones con el CIIT para la compra-venta de 349 hectáreas que requiere el Polo de Bienestar.

La asamblea fue interrumpida y no se aprobó el punto relacionado con la cesión, pues los ejidatarios acusaron a personal de la Procuraduría Agraria (PA) de tratar de imponer una maniobra para presionarlos para vender sus tierras.