Alianza contra AMLO no tendrá impresentables

Se dice que el próximo lunes la Comisión Permanente del PAN aprobará la suscripción de un convenio de coalición parcial con el PRI y el PRD con la que buscarán para quitarle la mayoría a Morena, PT y PES en la Cámara de Diputados.

Este órgano partidario sesionará y definirá el trazado fino de qué municipios y qué estados se conformará el frente opositor al gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Cabe mencionar que en primera instancia se dijo que la alianza será aproximadamente en 150 de los 300 distritos en disputa, 50 para el PAN, 50 para el PRI y 50 para el PRD; eso sin contar en los lugares que habrá alianzas de facto, que podrían llegar a ser hasta 190.

Se explica que además de la suscripción de esta alianza, los tres institutos políticos se comprometerán a firmar un programa de gobierno con objetivos específicos y hay una condición para los candidatos de cada distrito y gubernatura: “no habrá impresentables, ni personajes con dudoso pasado”.

Sin embargo desde el día que se anunció la posible alianza, esta ha provocado comentarios de todo tipo en los militantes de Morena, empezando por el presidente de la República, Andrés Manuel Lopez Obrador, ese temor se juntaba con la sorpresa de tener opositores organizados y con capacidad de movilización como FRENAA y México Sí, a menos de dos años de gobierno. Detectaron que se organizaban ya para darles la batalla. principalmente en la lucha por las 500 diputaciones federales elegibles en 2021.

Incluso las opiniones de AMLO sobre la alianza llegaron hasta las máximas autoridades de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial, quien le da la razón sobre emitir declaraciones de índole electoral.

La posibilidad de una alianza entre PAN,PRI y PRD les desespera porque a alguien hay que echarle la culpa del desorden y también  de las crisis en los tres problemas que ahora flagelan a México: La inseguridad, la crisis económica y la pandemia. Estas crisis sin solución en el corto plazo, seguramente van a golpear al partido en el gobierno y a sus candidatos en la intención de voto en los próximos meses.

Las alianzas electorales entre partidos políticos están en la Ley. Se han utilizado en México desde 1991 y han aportado a la gobernabilidad, han conciliado posturas políticas y han abonado en las coincidencias sobre retos y soluciones a los problemas nacionales y locales.

El gobierno las ataca porque esos aliados, son partidos nacionales que cuentan con una real estructura política y electoral a nivel nacional.

Ni el PAN ni el PRI ni el PRD enfrentan actualmente el desgaste del ejercicio del Poder, como sí le sucede a Morena. Tanto el PRI como el PAN han pagado caro, con derrotas sus  errores y omisiones.

Quienes critican la alianza han querido destacar que no cuentan con un proyecto alterno para la atención de la problemática nacional.

Todavía queda tiempo y habrá que esperar los respectivos convenios electorales donde queden definidas las plataformas comunes. Esto apenas empieza.