El presidente francés, Emmanuel Macron, pidió que no se olvide a las víctimas de los atentados perpetrados hace cinco años en París, en los que murieron 130 personas, la mayoría de ellas en la sala de conciertos del Bataclan.

“No olvidemos nunca a quienes nos dejaron aquella noche de noviembre de 2015” y tampoco a los que “todavía hoy curan sus heridas”, dijo Macron.

Recordó que, con aquellos ataques en el Estadio de Francia, en terrazas de bares y restaurantes y en el Bataclan se vivió “el horror en pleno París”.

Pero a pesar de todo, añadió, “los franceses se mantuvieron de pie. De pie frente al terror. De pie para defender nuestras libertades y nuestros valores. De pie por todos los que cayeron”.

El jefe del Estado concluyó su mensaje insistiendo en que “no cederemos nada. Aguantaremos, juntos”.

La Torre Eiffel también rindió homenaje a las víctimas de aquellos atentados.

Sus luces se apagaron a partir de las 20:00 horas locales y sólo centellaron durante unos minutos cada hora, según lo había anunciado la alcaldesa de París, Anne Hidalgo.

El primer ministro francés, Jean Castex, acompañado entre otros de la alcaldesa de París, presidió la conmemoración oficial con un recorrido por los escenarios de los ataques yihadistas que sembraron la muerte en la ciudad hace cinco años.