Actualmente, más de 12 millones de mexicanos no tienen acceso a agua potable, uno de los recursos más esenciales para el país y el mundo, una cifra que equivale al total de habitantes de las zonas metropolitanas de Guadalajara (5.3 millones), Querétaro (1.6 millones) y Monterrey (5.4 millones), de acuerdo con el Inegi.

Y aunque han surgido esfuerzos para hacer que toda la población cuente con este servicio, aún queda un gran reto al que todos los mexicanos deben sumarse.

Es por ello que, desde el inicio de la pandemia, se ha hecho hincapié en tomar acciones para reducir esta afectación y promover el lavado de manos para combatir los contagios por covid-19.

Para la Industria Mexicana de Coca-Cola, el saneamiento, higiene y el acceso al agua limpia en las comunidades donde opera forma parte de sus objetivos, por lo cual trabaja de manera transparente, en favor de las comunidades que enfrentan situaciones complejas ante la falta de agua.

Desde marzo la empresa anunció una inversión de más de 170 millones de pesos para la construcción de cuatro humedales basados en la naturaleza, mismos que abastecerán de agua limpia a comunidades en Estado de México, Baja California, Jalisco y Quintana Roo.

“Este proyecto en general es de gran impacto para la comunidad debido a que va a permitir reciclar las aguas que se vienen recaudando a nivel municipio a través de un proceso natural, utilizando como filtros las plantas, y esto obviamente viene a ahorrar energías. También viene a hacer un agua reutilizable para los ejidos y lo que les va a permitir, no solamente a los ejidatarios sino también al municipio en general, reducir los costos”, señala Leticia Montes de Oca, directora de la escuela “Luis Herrera”.

Además de recalcar la importancia que tienen las personas en este proceso, razón por la que se continúa implementando diversos programas para mejorar la calidad y cantidad de agua en el país, el manejo responsable del recurso, así como restablecer ecosistemas y modernizar la infraestructura, haciendo de cada iniciativa una acción colectiva.

Entre los Objetivos de Desarrollo Sostenible plasmados en la Agenda 2030, destaca el promover el acceso de agua limpia y saneamiento para lograr el bienestar y desarrollo de las comunidades.

Para lograrlo, la Industria Mexicana de Coca-Cola continuará creando cisternas comunitarias para el lavado de manos y sistemas de filtración, y con ello captar agua de lluvia.