Se acabó el tiempo para el príncipe Andrés

El tiempo se le acabó al príncipe Andrés. Tras varios años de interrogantes sobre los nexos que el príncipe tendría con el fallecido empresario Jeffrey Epstein, acusado de tráfico sexual y abuso de menores, la tarde de este lunes se dio a conocer que el Gobierno de Estados Unidos ha pedido de manera oficial al Reino Unido que entregue al hijo de la reina Isabel II para enfrentar un interrogatorio sobre sus nexos con el pederasta.

De acuerdo con el diario New Zeland Herald, el príncipe se ha resistido a todos los intentos de las autoridades estadounidenses que lo han buscado para interrogarlo sobre todo lo que sabe de la red de tráfico sexual infantil que tenía Epstein. Por otro lado, el tabloide The Sun dijo que el Departamento de Justicia de los Estados Unidos acudió directamente al Ministerio del Interior británico para obligar a la realeza a declarar.

Acusaciones

El también llamado Duque de York, de 60 años, está acusado de abuso sexual por parte de Virginia Roberts, quien asegura que el royal abusó de ella cuando era menor de edad. La joven ha participado, además, en la producción de Netflix “Jeffrey Epstein: Filthy Rich”, en la que cuenta cómo fue que Jeffrey Epstein manejaba su red de tráfico.

El hijo de la soberana de Reino Unido se ha negado a ser interrogado por los fiscales de Nueva York, aun cuando él se comprometió a colaborar con las investigaciones.

The Sun revela, en su edición, que el Departamento de Justicia de Estados Unidos pasó por alto al palacio de Buckingham y presentó una solicitud de “asistencia legal mutua” (MLA), las cuales, sólo se utilizan en casos penales con el Reino Unido.