Acusan que el INPI pretende imposición

Adelfo Regino Montes, director del Instituto Nacional de Pueblos Indígenas (INPI), “insiste en poner como líderes a un grupo de personajes nefastos para conducir el destino de la delegación estatal de este organismo, mediante la designación sigilosa”, acusó el Consejo Estatal de Pueblos Pluriétnicos de Chiapas.

Sin dar nombres de quiénes podrían ser nombrados por parte de la autoridad federal, señalaron que estas personas han hecho “actos de humillación, discriminación y racismo a quienes no apoyen sus intereses personales”, por ello los representantes de este consejo rechazaron la imposición que han proyectado.

Al respecto, Juan Carlos Méndez Jiménez, presidente de ese consejo, pidió la inclusión de los pueblos originarios en la implementación de las nuevas políticas públicas y establecer una relación cordial y respetuosa para trabajar por la paz y la reconstrucción del tejido social.

Puntualizó que ante la pobreza, desigualdad, injusticia, inequidad social, genocidios y feminicidios, urge promover y establecer el convenio 169 del Organismo Internacional de Trabajo (OTI) y aplicar lo que se plasmó en la Ley Indígena de 1996 entre el Gobierno Federal y los pueblos en lucha y resistencia.

Expresó que las propuestas de desarrollo deben surgir del seno de las comunidades indígenas y no de acuerdos entre estos personajes “nefastos”. “En Chiapas los pueblos originarios siguen excluidos, marginados y olvidados, se siguen cometiendo muchas violaciones sistemáticas en ellos”, destacó.

Enfatizaron que existe la preocupación de que muchos municipios viven en la ingobernabilidad, tales como Oxchuc, Bochil, Teopisca, San Cristóbal de Las Casas, Chamula, Chenalhó, Aldama, Chalchihuitán, Huixtán y Yajalón; ante ello, llamaron al gobierno para que se implemente una estrategia efectiva de resolución de conflictos que permita identificar las causas de estos.

“Ya que seguramente se han originado por las desigualdades y la discriminación de los grupos de poder político que ostentan hoy el poder económico mediante los recursos que provienen de la Federación y del estado y que aprovechándose del mismo excluyen a sectores de la población que desemboca en enfrentamiento entre hermanos indígenas”, expresó.

Por todo lo anterior, propusieron coordinar esfuerzos entre los tres niveles de gobierno y el Consejo Estatal de Pueblos Pluriétnicos para instalar una mesa de atención con los representantes y miembros directivos para analizar la designación de los representantes estatales del INPI y otros puestos y solicitaron que el nuevo encargado del INPI en Chiapas sea electo mediante un mecanismo de consenso y diálogo con los pueblos y comunidades indígenas.