Incrementar el salario mínimo por arriba de los 120 pesos beneficiaría a la clase obrera, pero es un tema que no debe tomarse a la ligera, puntualizó el delegado federal del Trabajo en Chiapas, Edgar Eduardo Largher Cruz.

Entrevistado sobre el tema, opinó que se tiene que analizar este aumento, porque son varios factores los que intervienen para saber si esto no genera impactos en otros rubros.

Esta alternativa, consideró, para Chiapas sería de gran beneficio en el aspecto económico, pero aún se generarán nuevas propuestas por parte de las autoridades.

Respecto a la situación laboral, aseguró que en el estado sí hay un número considerable de personas que están activas en sus empleos, lo lamentable, dijo, es que lo hacen desde el aspecto informal y este tema sí debe atenderse.

El funcionario federal aseguró que en esta administración a nivel nacional se han generado más de cuatro millones de empleos; las ferias para promocionarlos sí funcionan, porque son espacios que acercan a las personas con las empresas.

Reconoció que en Chiapas y en los estados del Sur del país todavía no se ha encontrado la suficiente fortaleza para que jóvenes y ciudadanos encuentren un buen empleo.

Largher Cruz explicó que ellos tienen un trabajo coordinado con las dependencias gubernamentales, para beneficio de la población no solamente en Chiapas, sino también de todo el país. 

Mientras tanto, empresarios locales en la entidad puntualizaron que es importante avanzar en el monto del salario mínimo a los niveles de subsistencia.

No obstante, manifestaron que, en la actualidad y debido a tantas legislaciones, se hace demasiado oneroso generar más empleos y se incrementa la informalidad.

Incrementar el salario mínimo, expresaron, sería un acto de justicia social y, a partir de llegar a los niveles de subsistencia, se tiene que hacer un replanteamiento sobre que tanto se puede subir.

Uno de los aspectos importantes es que si se aprueba el salario mínimo, también tendrían que aplicarse deducciones en el 100 por ciento de las prestaciones adicionales, para reducir costos que tienen las empresas.

Finalmente, la mayor parte de las empresas de Coparmex (el 85 por ciento de ellas) pagan a sus empleados por arriba del salario mínimo, lo que no implicaría una afectación mayor si hay algún aumento.