Apuestan por ecoturismo para conservar la naturaleza

¿Te imaginas despertar dentro de una cómoda cabaña, y que al abrir las puertas puedas disfrutar de una excepcional vista a un lago, que bien podría formar parte de una obra de arte?

Esta y muchas maravillas se pueden disfrutar en la zona aledaña al Parque Nacional Lagunas de Montebello, específicamente en las comunidades que integran la Alianza Rural del Bosque de Niebla: Antelá, San Nicolás y El Refugio

El presidente de la Alianza de empresarios turísticos del segmento de naturaleza, Pablo Albores, comentó que este trabajo se hace en coordinación con las comunidades en un lugar en donde hay mucho producto maderable, y lo mejor es promover la conservación del mismo, evitando que sea talado y/o devastado.

Apuntó que actualmente un grupo de empresarios está a cargo de un área destinada a la conservación, en donde se pretende crear un centro de investigación en el futuro.

Tras despertar y disfrutar de un café orgánico cosechado en la región, el recorrido se puede iniciar con una caminata por el sendero en una de las montañas de El Refugio.

En medio del bosque de niebla, el camino cuesta arriba se hace menos pesado gracias a la agradable temperatura y de una vegetación abundante; antes de concluir los alrededor de 850 metros de recorrido, ya se puede divisar una imagen espectacular de Cinco Lagos, con los colores del agua cristalina en variedades turquesa, azul y verde, las cuales atrapan las miradas de cualquiera.

El segundo punto de la visita podría ser el mirador de Cinco Lagos, que está ubicado en San Nicolás y en donde existen cabañas para pasar la noche o simplemente disfrutar de una estancia agradable.

En tanto, el secretario de Turismo del ejido San Nicolás, Obed Álvarez, es el responsable de las cabañas que brindan el servicio de atención a los turistas, las cuales unen los ingresos que se recaban y que se distribuyen entre los pobladores del ejido, quienes operan las actividades turísticas.

Cabañas, venta de alimentos y bebidas, sanitarios y miradores para disfrutar del espacio, son parte de los servicios que se ofertan a los turistas en este punto en medio del bosque.

Tras disfrutar de un panorama que no se puede describir en su totalidad, el recorrido puede continuar en dirección al ejido Antelá, con una ruta en donde se pueden encontrar cabañas que también permiten vistas espectaculares a los visitantes.

Antes de descender por las escaleras al lago Montebello, se puede disfrutar de un desayuno con platillos típicos de la región; qué tal degustar unas tortillas hechas a mano con un queso fundido, acompañado con frijoles de la olla, chorizo, longaniza y una ensalada de pepino, o quizás, unos chinculguajes, los cuales son unas pequeñas tortillas de maíz rellenas de frijoles.

Tras el desayuno y con las baterías recargadas, es momento para descender al lago Montebello, en donde los ejidatarios de Antelá ofrecen la navegación a bordo de una balsa de corcho o una lancha de remos.

Por otra parte, uno de los prestadores de servicios del ejido Antelá es el señor Óscar Pérez, quien asegura que se han capacitado para brindar un servicio de calidad y que desde hace once meses comenzaron a operar, cuidando las medidas de seguridad de los turistas y procurando brindar una atención de calidad.

Por lo anterior, es importante informar que no cobran ninguna cuota de acceso a la laguna de Montebello.

En el lugar se cuenta con espacios de recreación, un mirador, pequeños restaurantes y el servicio de cabañas, además de servicios sanitarios y una atención amigable con los visitantes.

Desde la parte central del lago, la vista se puede deleitar con los inigualables paisajes de esta zona de Chiapas en el municipio de La Trinitaria.

Así que ya sabes, esta es una de las maravillas que ofrece Chiapas para disfrutar de la naturaleza, a través del cual se apuntala la economía local y de la región, recomendada ampliamente y sustentada en el turismo, destacando algunas producciones agrícolas de autoconsumo.