Llaman a esclarecer actos de violencia indígena

Las organizaciones internacionales Derechos de los Pueblos Indígenas Internacional (IPRI, por sus siglas en inglés) y Front Line Defenders emitieron un llamado a las autoridades federales y estatales para atender los hechos de violencia e investigar las agresiones en comunidades indígenas tsotsiles y tseltales en el estado de Chiapas.

Esto luego de la violencia emergente y los ataques armados que denunciaron organizaciones locales en contra de la población civil y defensores de derechos humanos en los municipios de Aldama, Ocosingo, Chalchihuitán, Chenalhó, Chilón, Pantelhó y otros del estado de Chiapas, durante los primeros días del 2022.

“IPRI y Front Line Defenders expresan su profunda preocupación por una nueva ola de ataques contra las comunidades indígenas en el estado de Chiapas; las comunidades afectadas han denunciado impunidad imperante, lo que ha generado un ambiente de inseguridad que conduce al desplazamiento forzado”, se traduce del comunicado.

Por su parte, IPRI declaró que han documentado testimonios directos de miembros de la comunidad, los cuales mencionan que reproducen prácticas de intimidación que inhiben el ejercicio de los derechos colectivos de los pueblos indígenas y organizaciones comunitarias.

Destacaron que las comunidades indígenas también han denunciado que los grupos armados provenientes de fuerzas paramilitares mantienen una fuerte presencia y buscan controlar el territorio de la región.

“Desde el 5 de enero de 2022 hemos recibido información sobre constantes ataques de grupos armados contra la población civil en diversas comunidades indígenas y en la cabecera municipal de Aldama en el estado de Chiapas”, expusieron. Subrayando los tiroteos del 9 de enero, donde un comunero tsotsil fue baleado cuando se dirigía a su plantación de café.