Granjas controladas aumentan producción
Se espera un crecimiento productivo al cierre de 2022. Diego Pérez / CP

La producción acuícola de tilapia es una importante fuente de empleo y bienestar para miles de personas en el medio rural, que han visto en este producto una opción de crecimiento y sustento, a la par de una alta demanda en el mercado nacional y al tratarse de un alimento sano y accesible para las familias mexicanas.

México es el tercer productor de tilapia en Latinoamérica. De las 111 mil toneladas métricas (t) anuales de producción, 45 mil son generadas en granjas acuícolas controladas ubicadas principalmente en Chiapas, Tabasco, Campeche y Yucatán, caracterizadas por la disponibilidad abundante agua dulce.

El presidente de Grupo Acuícola del Consejo Nacional de Fabricantes de Alimentos Balanceados y de la Nutrición Animal (Conafab), Marcelo Costero, destacó que en México no se cuenta con una industria de procesamiento de la tilapia de cultivo, por lo que se consume entera y fresca, lo que limita su mercado a las inmediaciones de las zonas de producción.

Destacó que después de algunos años de desarrollarse cultivo de tilapia en jaulas en las presas de Chiapas, se ha logrado que estas empresas aporten el 40 % de la producción nacional de esta especie en sistemas controlados.

Costero destacó que esta especie es una de las proteínas de origen animal más populares en el mundo por sus aportes nutrimentales y las bondades para su reproducción, lo cual propicia su rentabilidad.

Entre las principales características que tiene y que pueden aprovecharse con un manejo adecuado son: un crecimiento acelerado, tolerancia a la densidad y diferentes salinidades, su resistencia a enfermedades y puede ser alimentada con diferentes tipos de alimento balanceado.

De las 29 entidades federativas con cultivo de esta especie marina, el estado encabeza la lista con una producción de casi 31 mil toneladas de producto de acuerdo a la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca.