El paraíso de la selva que frenó la migración

Por años, indígenas de diversas comunidades del municipio de Maravilla Tenejapa tenían como única alternativa para mejorar la calidad de vida, el inicio de la migración hacia los Estados Unidos y algunas regiones del norte del país. Un panorama que se ha intentado revertir a través de proyectos ecoturísticos y ha sido fundamental la participación de cooperativas conformadas en su gran mayoría por habitantes de la zona. 

Uno de estos centros ecoturísticos es el de Cascadas Las Nubes, más de 600 personas dependen del turismo que llega a este espacio ubicado en los límites de la Selva Lacandona.

De acuerdo con el informe anual sobre la situación de pobreza y rezago del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), el municipio de Maravilla Tenejapa presenta un grado de rezago social “alto”, gran parte de su población se encuentra en situación de precariedad.

Samuel Salas Pérez, originario de Las Nubes, señaló que el proceso para consolidar este centro turístico no ha sido fácil, toda vez que organizar a las comunidades que convergen en esta área natural ha representado uno de los mayores retos para conseguir los apoyos necesarios para la infraestructura en este sitio. 

Dijo que la falta de empleos motivó que muchas personas se fueran a ciudades fronterizas del norte de México, entre ellas Tijuana y también la Unión Americana.

“Antes nos íbamos por la falta de trabajo, muchos dejaron sus familias por irse a Tijuana o a los Estados Unidos, sin embargo, con el esfuerzo de todos, el trabajo ya lo tenemos acá, no necesitamos irnos. Empezó todo el pueblo a trabajar, se empezó con un centro turístico y hoy contamos con tres destinos turísticos”, indicó.

Salas Pérez recordó que el movimiento zapatista influyó para que el gobierno atendiera muchas de las necesidades que tenían las familias, sobre todo de servicios básicos, los cuales se fueron incrementando con los programas encaminados a detonar la actividad turística de la región. 

“Hay que reconocer que el movimiento nos trajo diversos beneficios porque antes no teníamos luz, usábamos velas, candiles de petróleo y gracias al movimiento se hicieron gestiones ante el gobierno, y hoy con el esfuerzo de las comunidades hemos salido adelante”, enfatizó. 

Salas Pérez señaló que son los propios pobladores y ejidatarios quienes operan los distintos atractivos turísticos que ofrece este complejo natural, conformado por los destinos Causas Verdes Las Nubes, Cascadas Las Brisas y Ciudad Las Rocas.  

Comentóque para garantizar la seguridad de los turistas y de los propios pobladores, las diversas colonias han conformado la policía rural, ellos se encargan de garantizar el orden y mantener una convivencia en paz. 

Cascadas Las Nubes, al igual que otros centros ecoturísticos de Chiapas, se vieron en la necesidad de cerrar a consecuencia de la pandemia originada por el Covid-19, situación que afectó la economía de quienes dependen de esta importante actividad en el estado.

El pasado mes de agosto, 47 puntos turísticos de Chiapas reiniciaron sus operaciones al público, entre ellos, Cascadas Las Nubes; se trata de una medida que ha sido tomada con optimismo por las comunidades que pretenden recuperar el tiempo perdido, pero sobre todo mantener este sitio como uno de los principales destinos en el estado.