Asistencia Legal por los Derechos Humanos (AsiLegal) exigió que, en el marco del Día Mundial de la Salud, se debe tomar el recordatorio del acceso a la salud como un derecho humano dentro de las prisiones del estado y del país.

La organización externó que la pandemia ha acelerado lo que antes ya se presentaba dentro de los centros de Reinserción Social para Sentenciados (Cerss) locales y federales: negligencia, desinterés y abuso para garantizar el derecho a la salud de las personas privadas de su libertad.

En su “Mapa Penitenciario covid-19”, basado en la actualización del 6 de abril, tienen registrados cuatro mil 388 contagios, 352 fallecimientos, 21 incidentes de violencia, tres mil 972 libertades otorgadas y mil 214 vacunas aplicadas a nivel nacional.

En Chiapas se han detectado 19 contagios, siendo 17 de ellos en personas privadas de su libertad; además de cinco fallecimientos, cuatro de personas privadas y uno del personal; tres incidentes de violencia, 104 libertades otorgadas y 82 vacunas aplicadas.

AsiLegal externó que de acuerdo al reporte de Amnistía Internacional “Olvidados tras las rejas”, existen alrededor de 11 millones de personas que viven en condiciones de privación de libertad en el contexto de pandemia.

La organización mencionó que la normalidad de la salubridad del sistema penitenciario es precaria y profundamente negligente como se nos ha mencionado en jornadas de revisión dentro de penales a lo largo y ancho del país.

“Personas que fallecen por tratamientos hepáticos simples, mujeres que pierden su capacidad auditiva por una infección menor, adultos mayores que pierden la vista después de una década de estar cosiendo balones al interior de un Cereso. Debemos comprender que la pandemia agudizó un estado de crisis que de antemano ya se gestaba con ferocidad”, aseveraron.