Pobladores del municipio de Jitotol arribaron hasta Tuxtla Gutiérrez en demanda de la reconstrucción de escuelas en sus ejidos, las cuales están prácticamente “forradas de madera podrida y láminas rotas”, y que desde el 2014 se encuentran gestionando los recursos ante el Instituto de la Infraestructura Física Educativa de Chiapas (Inifech) pero éste no les ha dado solución.

Los inconformes en compañía de Guadalupe Col Torres, integrante del Comité Estatal de Padres de Familia, sostuvieron una reunión con integrantes del Congreso del Estado, quienes se comprometieron a gestionar los recursos y en breve (la próxima semana) un acercamiento con las autoridades competentes para poder entablar nuevas negociaciones.

Sin embargo, los padres de familia que se dedican al campo, enfatizaron que el Inifech solamente “les ha dado largas y tajante les ha señalado que no habrán recursos para atender estas escuelas”, para las cuales se requiere una inversión de dos millones 800 mil pesos y un millón 400 para la reconstrucción en las comunidades de Congregación Mata Sano y en el centro escolar “Plan de Ayutla” de nivel primaria en el ejido Rubén Jaramillo”.

En este sentido, detallaron que los afectados son más de 150 alumnos, 90 en una de las escuelas y más de 60 en otra, por lo que preocupados por la educación de sus hijos están buscando los medios para “abrir puertas dentro del gobierno y se puedan edificar los centros educativos”.

Destacaron que aunque saben la situación por la que atraviesan los tres niveles de gobierno por la crisis financiera en Chiapas y el plan de austeridad del Gobierno Federal, esperan que se pueda conseguir los recursos para que estas escuelas sean reconstruidas, ya que fueron afectadas por el sismo del 2017 y hasta la fecha no han sido apoyadas y la educación en esa región se sigue atrasando.