Exigen se garantice la libertad de manifestación

Elementos de la Policía Municipal y otras corporaciones reprimieron, con uso excesivo de la fuerza, a habitantes de San Jerónimo y San Sebastián, municipio de Bachajón, durante una manifestación pacífica a la altura de Temó, en Chilón.

El saldo fue de dos personas detenidas de forma arbitraria y más de una docena de heridos, así lo aseguró el Centro de Derechos Humanos “Fray Bartolomé de las Casas” (Frayba).

De acuerdo al informe, fueron al menos 300 los elementos, entre ellos de la Guardia Nacional, quienes desalojaron a los manifestantes que exigían el alto a la militarización de sus comunidades.

El Frayba informó que José Luis Gutiérrez Hernández, de 46 años, y César Hernández Feliciano, de 30 años, fueron sometidos con excesivo uso de la fuerza, además de que se documentó el trato degradante de los hombres de origen maya, durante el operativo iniciado en el crucero Temó, Ocosingo-Palenque.

Desde la comandancia en Ocosingo, José Luis y César declararon al Frayba que ambos estaban desarmados, únicamente portaban mantas y cartulinas con las consignas que motivaron la manifestación pacífica, sin embargo, los uniformados los amenazaron, incluso con prenderles fuero si no cedían.

Abuso

César testificó que recibió golpes en el abdomen y en las piernas antes de ser esposado y trasladado a Ocosingo, donde se les dijo que serían enviados al Centro de Reinserción Social No. 14 “El Amate”, en Cintalapa.

En contexto, los representantes de comunidades convocaron a una movilización para mostrar su oposición a la construcción de un campamento de la Guardia Nacional, en Bachajón, municipio de Chilón, además de que exigían el respeto a los derechos de los pueblos originarios según los tratados internacionales y el artículo 129 constitucional.

Pasadas las 24 horas de la detención, la exigencia circula en la liberación inmediata de José Luis y César, además de garantizar la seguridad e integridad de las mujeres y hombres que se oponen a la construcción en su municipio.

Al igual, piden se garantice el derecho a la libre manifestación, que de acuerdo a lo documentado por los defensores de los derechos humanos, quedó en entredicho con el proceder contra los integrantes del pueblo maya tseltal de Chilón.