Exigen urgente atención para migrantes
En esta semana, migrantes realizaron una protesta dentro de la estación migratoria. Andrés Sánchez / CP

El Colectivo de Observación y Monitoreo de Derechos Humanos en el Sureste Mexicano hizo un llamado urgente a las procuradurías de protección, a identificar perfiles de niños, niñas y adolescentes que necesiten protección internacional, con el fin de dar inicio a los procedimientos correspondientes ante la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar).

En el marco de los últimos acontecimientos, como protestas por parte de personas en movilidad en las estaciones migratorias “El Cupapé” y el albergue “La Mosca”, los diversos colectivos pidieron salvaguardar sus derechos humanos.

Pidieron cumplir con lo señalado por la Ley de Migración en sus artículos 29, 52, 74, 99 y 112, en el sentido de liberar de manera inmediata a las NNA (y sus familias) que se encuentran detenidos, enviando de manera inmediata al DIF estatal o municipal para que sean atendidos. 

Además, es fundamental que se notifique a las Procuraduría estatal y municipal sobre la presencia de este grupo de NNA, con el fin de que dicten los planes de restitución de derechos que correspondan.

El Colectivo pidió al Instituto Nacional de Migración otorgar tarjetas de visitante por razones humanitarias a los NNA que se encuentran detenidos en La Mosca y otros centros, en cumplimiento a lo señalado por los artículos 52, inciso b y 74 de la Ley de Migración.

Asimismo, evitar deportaciones de NNA que pongan en riesgo su vida e integridad física, sobre todo si esta medida no deriva de las medidas de protección dictadas por la Procuraduría de Protección, ya sea municipal o estatal, las cuales deberán de considerar en todo momento la protección del interés superior de la infancia.

Derecho

Sin olvidar, garantizar el derecho a la manifestación de las personas que exigen un cambio en su situación de detención y hacinamiento, evitando su represión.

Por último, pidieron la presencia y respuesta de la Secretaría de Salud y la del Bienestar para supervisar las condiciones biosanitarias de los centros de detención, ya sean estaciones migratorias o estancias provisionales, así como dictar e implementar medidas para la mitigación de riesgos de contagio por covid-19, atendiendo a las recomendaciones internacionales de liberar a las personas en detención para evitar la propagación.