Familias del ejido Tacuba  Nueva exigen reubicación

Los habitantes del ejido Tacuba Nueva, municipio de Chilón, pidieron a las autoridades de los tres niveles que reubiquen a 39 familias cuyas casas resultaron dañadas total o parcialmente a causa de deslaves y agrietamiento de la tierra, debido a las lluvias de los días recientes. 

“Las 39 familias están en la calle, refugiadas con familiares y amigos; ya no se duerme contento por la preocupación de que se abra la tierra”, dijo Pedro Gómez Sánchez, secretario del comisariado ejidal, quien agregó que no tienen energía eléctrica ni agua, además de que la carretera está afectada, por lo que tienen problemas para entrar y salir y para comunicarse.  

Juan Gómez Sánchez, presidente del comisariado ejidal, afirmó por su parte, que “hasta el momento no hay solución; no tenemos agua, no tenemos luz ni caminos y las 39 familias están en la calle. Estamos muy necesitados, no nos hacen caso las autoridades municipales y no quieren recibir el acta de la asamblea”. 

El presidente del patronato de la carretera y energía eléctrica, Sebastián Sánchez Méndez, pidió a las autoridades de los tres niveles que “tomen cartas en el asunto. Ya pedimos intervención del municipio y de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), pero como que no nos hacen caso. Necesitamos la presencia de especialistas que dictaminen qué es lo que está pasando”. 

Añadió que “sólo han llegado funcionarios de Protección Civil del municipio de Chilón, pero como que no hay resultados de lo que están haciendo. La comunidad nos comisionó para ver este asunto”. 

Los tres representantes comunitarios fueron entrevistados vía telefónica una vez que por acuerdo de la asamblea realizada el lunes con la presencia de 400 personas, se trasladaron a la cabecera municipal -distante a tres horas de Tacuba Nueva, donde habitan tres mil personas-, con la finalidad de buscar comunicarse con autoridades de los tres niveles, ya que, debido a la falta de energía eléctrica para cargar sus teléfonos, están incomunicados.

“El acuerdo que tomamos en la asamblea que tuvimos el lunes es pedir que nos visiten el presidente municipal (Carlos Ildefonso Jiménez Trujillo) y autoridades federales y estatales, que se reubique a la gente afectada por el desastre natural y se cambie de lugar los postes de luz”, expresó Sánchez Méndez, quien recordó que desde la semana pasada comenzó a “rajarse” la tierra. “También queremos la reparación de la energía, de la tubería de agua y de carretera”. 

Comentó que además de las 39 familias cuyas casas resultaron dañadas, muchos ejidatarios han sido afectados en sus milpas y cafetales. “Lo que queremos es que nos vea el gobierno que estamos necesitando la reubicación de las viviendas y ayuda para los demás”. 

Abundó: “Desde el domingo no hay energía eléctrica ni acceso por la carretera. Estamos incomunicados. Los dos postes de luz que se cayeron, los levantamos y la CFE conectó los cables, pero se reventaron porque se sigue moviendo la tierra”. 

Pedro Gómez resumió: “Está muy duro. Los padres y madres de familia y niños estamos preocupados. Las 39 familias han pedido prestado un lugar en un corredor para guardar sus pertenencias y están comiendo en la calle. Por la necesidad de la comunidad es que salimos comisionados a la cabecera de Chilón, pero el Ayuntamiento no camina rápido, va muy lento en la solución. Hay cafetales y milpas destruidos. Hay mucha preocupación, pues se está moviendo la tierra”.