Aplicarán sanciones a quienes dañen árboles

El reglamento de protección ambiental correspondiente a la capital, establece que para que pueda intervenirse un árbol, ya sea una poda o un derribo, se necesita la autorización previa de la Secretaría de Medio Ambiente y Movilidad Urbana del Ayuntamiento de Tuxtla Gutiérrez, así lo dio a conocer el titular de la dependencia, Aurelio Cruz Ovando.

Ante la situación es necesario acudir a las instalaciones de la dependencia municipal, ubicadas en el segundo piso del edificio Valanci, sobre la avenida Central entre las calles 4.ª y 5.ª Poniente, con una fotocopia de la credencial de elector y una fotocopia del pago predial para iniciar el trámite.

Se retoma la información que el ciudadano presenta, por lo que acuden inspectores al lugar y hacen la valoración de las condiciones en las que se encuentra el árbol.

Si de acuerdo a los criterios técnicos debe ser podado, se autoriza la misma, esto de acuerdo a los criterios establecidos dentro del reglamento: cuando se cumple con la afectación a la infraestructura, el árbol esté enfermo por plagas o se considera como una situación de riesgo para la ciudadanía.

Aurelio Cruz Ovando señaló que en caso de que algún ciudadano intervenga un árbol de manera indiscriminada y sea denunciado por algún ciudadano o sea detectado por la autoridad, en automático se hace una visita de inspección, se levanta el acta correspondiente y se inicia un procedimiento en contra de la persona, y finalmente se le aplica una sanción que puede ser una amonestación, además de la obligación de plantar un nuevo árbol y realizar la donación de cinco árboles más.

Los árboles donados se incorporan al inventario para que posteriormente se integren a las actividades de reforestación en la ciudad.

En los casos en que trabajan empresas como la Comisión Federal de Electricidad (CFE), de sistemas telefónicos o de cable, así como las instancias de seguridad para la instalación de cámaras de videovigilancia, éstas realizan un trámite previo en la secretaría, y aunque no son habitantes de una calle, se les puede autorizar la poda para que no exista una responsabilidad para los propietarios de un predio o para quienes realicen el trabajo de poda.

Las sanciones van desde una amonestación pública hasta sanciones económicas de ocho mil y hasta 16 mil pesos, dependiendo de la talla, la especie, así como la ubicación del árbol.

El secretario de Medio Ambiente reconoció que la información que se difunde por medio de las redes sociales ayuda a tener conocimiento de las situaciones de los árboles, por lo que se actúa en consecuencia.