Alistan Ley de Bienestar Animal

Se trabaja en el impulso y presentación de la Ley de Bienestar Animal y reformas a la legislación penal para tipificar el maltrato y la crueldad contra los animales, dio a conocer la regidora de Tuxtla Gutiérrez, Marcela Castillo Atristain, al tiempo de revelar que esta propuesta es resultado del esfuerzo conjunto con la diputada local, Faride Abud García.

Apuntó que la propuesta surge de la propia sociedad tuxtleca, teniendo como marco el Día Mundial de la Educación Ambiental y derivado de mesas de trabajo realizadas durante los meses anteriores.

Del mismo modo, Castillo Atristain comentó que acordaron que durante el arranque del Segundo Periodo Ordinario de Sesiones de la LXVIII Legislatura del Honorable Congreso del Estado sea presentada la propuesta.

Ambas funcionarias señalaron que el respeto a la vida de todo ser vivo debe ser visto como un elemento fundamental y obligatorio de cualquier Estado que se considere comprometido con el futuro sostenible del planeta, por lo que es necesario establecer mecanismos para prevenir el maltrato y la violencia contra los animales.

Abud García señaló que se trata no sólo de un acto de respeto y reconciliación con la naturaleza, sino de un medio para salvaguardar y replantear los valores y la armonía social, por lo que también se busca reformar la legislación penal para que con ello se tipifique el maltrato y la crueldad contra los animales, que son de jurisdicción local y armonizar los correspondientes al tema federal.

Castillo Atristain subrayó que “la capacidad de la sociedad para hacer valer el Estado de derecho no se mide exclusivamente a través del respeto hacia los derechos de las personas, sino en general, al respeto a la vida de todo ser vivo”.

El maltrato animal comprende una gama de comportamientos que causan dolor innecesario, sufrimiento o estrés, que van desde la mera negligencia en los cuidados básicos hasta el asesinato malicioso e intencional.

El abandono, la poca educación, la falta de control y registro de los animales de compañía, advirtieron, tiene un efecto negativo en todos los ámbitos de la sociedad chiapaneca, pues representa “un problema de salud pública, de seguridad, de ética y de responsabilidad social y ambiental”.

También señalaron que diversos estudios a nivel mundial demuestran y visibilizan la importancia de establecer mecanismos adecuados para la detección, prevención y tratamiento de la violencia hacia los animales, no sólo como vía para protegerlos adecuadamente, sino para vigilar y controlar los indicios de violencia entre seres humanos.