Trabajadores de Talleres Gráficos de Chiapas se manifestaron inconformes por una serie de demandas, entre las que se incluyen pagos impuntuales, así como una reestructuración impuesta de manera arbitraria.

Los 75 empleados que están siendo afectados expusieron que exigen el pago de sueldos atrasados -de la primera quincena de enero hasta la fecha-, en especial a los jefes de área, además de que exigen el pago puntual a todos los trabajadores, ya que no aceptan una reestructuración impuesta que les reduce los salarios.

Asimismo piden que se liquiden los pagos atrasados al Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit) y el Fondo Nacional para el Consumo de los Trabajadores (Fonacot).

En medio de la manifestación se presentó el director general de la institución, José Antonio Lara Gutiérrez, quien además solicitó el apoyo de la contadora de la dependencia, de nombre Mercedes.

El funcionario expuso que la institución es un organismo que no cuenta con un presupuesto destinado por parte de la Secretaría de Hacienda de Gobierno del Estado, porque su sustento es de ingresos propios y apuntó que su maquila es baja, ya que las dependencias no se han acercado con ellos, de tal manera que eso les provoca afectaciones.

Además, apuntó que existe una reestructuración aplicada de manera necesaria, lo que provocó la manifestación de la base trabajadora; al mismo tiempo que reconoció que la misma se debe a que no han podido solventar el pago de nómina y eso es algo que están tratando de resolver y de ver cómo le hacen.

Quejas

En respuesta, la base trabajadora expuso que con la denominada reestructuración se les asignaron nuevos puestos laborales, pero esto sólo sirvió para reducirles los salarios, por lo que en algunos casos la afectación va desde 600 pesos quincenales hasta 2 mil 800 pesos.

Por consiguiente, demandan una explicación para que se les dé a conocer si la reestructuración está autorizada por las autoridades correspondientes, por lo que en respuesta la contadora de la institución justificó que desconoce tal decisión, debido a que ella recién ingresó a la dependencia, pero señaló que este proceso se inició ante la falta de recursos para solventar los gastos de la propia dependencia.

Reconoció que esta reestructuración incide desde el director hasta los puestos operativos, por lo que a pesar de que hay afectaciones a los salarios de algunos colaboradores operativos, estos sí se han otorgado puntualmente.

Los empleados destacaron que a lo largo de los últimos tres años la dependencia se vio afectada debido a que hubo una sobrecontratación de personal con salarios onerosos.