Mantenimiento de aeronaves en la Fuerza Aérea

La Fuerza Aérea Mexicana, cuya responsabilidad es cuidar el espacio aéreo nacional, es una institución que cuenta con hombres y mujeres capacitados para mantener en buenas condiciones las unidades que se ocupan todos los días para actividades de adiestramiento y sobrevuelo de vigilancia y, cuando ocurren un desperfecto, también tienen a especialistas que se encargan de la reparaciones.

Magdiel Saldaña Martínez, sargento primero Fuerza Aérea Especialista de Mantenimiento de Aviación (Faema), ingresó a la corporación el 19 de octubre 1993; en la actualidad presta sus servicios en la Base Aérea Militar no. 6 que se ubica en la capital de Chiapas, dentro de sus labores tiene la responsabilidad (junto a otros elementos) de cuidar las 12 aeronaves disponibles. Cuentan con especialistas para el desmonte de los motores, hay personal que hace trabajo de carpintería, láminas o herrería, dependiendo lo que necesiten las unidades.

La prensa hidráulica se ocupa para la extracción de baleros, también dispone de un taladro industrial vertical que es de utilidad cuando se requiere la elaboración de una pieza para las aviones T6, que son las que utilizan para la vigilancia entre la parte limítrofe de Guatemala y México.

Trabajos preventivos en las unidades

El sargento primero Faema, Rodolfo Martínez Santiago, describió que a diario, antes de iniciar de manera formal con las funciones, se hace un análisis de la zona de trabajo y, posteriormente, revisan los motores de las naves.

Antes de que las aeronaves salgan a las plataformas, se realiza un prevuelo; el personal del Primero y Segundo Escalón tiene la responsabilidad de verificar de forma visual la nariz, parte de las alas, tren de aterrizaje y otros elementos de las unidades. Por su parte, los especialistas en mantenimiento de aviación hacen las pruebas de rendimiento para iniciar las operaciones aéreas.

Martínez Santiago, con 17 años de trabajo en la Fuerza Aérea Mexicana, mencionó que el servicio de mantenimiento es amplio, y conforme avanza el tiempo, también se van generando nuevos materiales que tienen que incorporarse a las naves para que estén en el nivel de las exigencias mundiales, para ello se requiere de una capacitación constante del personal.

“Diario van llegando personas nuevas, ahora con compañeras, y tenemos que trabajar a la par, siempre sin perder el respeto mutuo. Así como llega alguien que no sabe, es nuestra obligación -como personal más antiguo- darles las herramientas para que puedan sobresalir y hacer su trabajo de la mejor manera”, dijo.

Ángeles Valeria Galdámez Trinidad, soldado en la corporación y especialista en Mantenimiento de Aviación, causó alta un 16 de enero de 2018, justo cuando el Gobierno Federal estaba reclutando mujeres para incorporarse en actividades de servicio a la patria. Antes de eso, se sometió a varios exámenes y adiestramientos para conocer varias funciones, y dentro de la instalaciones de la Fuerza Aérea Mexicana, en Tuxtla Gutiérrez, optó por la parte de la mecánica.

En Mérida y Guadalajara estuvo durante cuatro semanas para capacitarse y comenzar tareas que antes se pensaba que sólo eran para varones. De hecho, cuando llegó a la unidad, dijo, no habían mujeres. Con el paso de los meses, observó todo un proceso de adaptación para el respeto mutuo y para el aprendizaje en cada una de las obligaciones.

La soldado de Fuerza Aérea tiene como meta en este año acudir a la Escuela de Sargentos Segundos Especialistas para obtener un grado en ascenso; por lo pronto, a diario está pendiente de las inspecciones que pudieran generarse con las aeronaves y de las indicaciones que ordenen los superiores. Dentro de la Fuerza Aérea, después de cuatro años de trabajo, ha observado que en la unidad no sólo hay respeto mutuo, también acuerdos para hacer las labores más amenas. Las tres personas antes mencionadas realizan labores importantes para que los pilotos estén seguros en el aire.