Centenares de pescadores retornaron a sus actividades normales en alta mar con la finalidad de capturar tiburones, afirmó el agente municipal de Paredón, Jorge Peña Espinosa, quien expresó que esta actividad había estado suspendida los últimos dos meses por las fuertes lluvias.

Este informó que los pescadores por miedo a las intensas lluvias y vientos que se generan en alta mar, evitaron realizar sus labores por considerar que los peligros son demasiados frecuentes.

Comentó que la caza de tiburones ha dado buenas ganancias económicas y, por tal motivo, la mayoría de ellos retornaron a realizar esta actividad y atraparlos para venderlos.

Señalaron que por fortuna las lluvias hicieron una tregua, por lo que están aprovechando para realizar sus actividades y forma poder recuperarse de la baja actividad que han tenido en los últimos meses.