Exhorta Iglesia a crear conciencia ecológica

El obispo de Tapachula, Jaime Calderón Calderón, hizo un llamado a la sociedad para crear conciencia ecológica sobre el cuidado del medio ambiente. Señaló que el papa Francisco ha abordado el tema de la responsabilidad social de los consumidores, que comprar es siempre un acto moral y no sólo uno económico, en el que también se encuentra inmerso el tema del deterioro ambiental.

El prelado expuso que todo creyente debe cuestionarse sobre su comportamiento de consumo y directamente con el tema de deterioro ambiental, para dejar atrás una etapa de autodestrucción y comenzar una nueva, aunque reconoció que aún no se ha desarrollado una conciencia universal que lo haga posible.

Se refirió al párrafo en el que el papa invitó: “Como nunca antes en la historia, el destino común nos hace un llamado a buscar un nuevo comienzo y despertar una nueva reverencia ante la vida; por la firme resolución de alcanzar la sostenibilidad; por el aceleramiento en la lucha por la justicia y la paz y por la alegre celebración de la vida, en torno al tema ambiental y su destrucción”.

De igual forma, el obispo señaló que la semana pasada finalizó el curso escolar y expresó su reconocimiento a los que forman parte del triplete educativo llevando adelante el proceso enseñanza-aprendizaje en tiempos tan difíciles: padres de familia, maestros y educandos.

Expuso que fue un año escolar que “desde sus inicios se vislumbraba con grandes desafíos pero que sobre la marcha se fue dando respuestas, unas con mucho acierto, otras que dejan en deuda a la niñez y juventud de nuestra patria”.

Expuso que “ciertamente para la gran mayoría de los niños y jóvenes el proceso educativo no se detuvo; por eso la Iglesia se alegra con quienes han logrado concluir un curso escolar desarrollando conocimientos, habilidades y actitudes, pero que de modo especial ha sido un año que ha dado la oportunidad de formarnos a todos para la vida”.

Hizo ruegos porque en el periodo vacacional aprendan también a descansar, también sea la oportunidad de padres de familia para realicen un plan para que niños y jóvenes no se dejen llevar por la ociosidad; es un tiempo de crecimiento humano, cultural, espiritual, colaborar con los quehaceres de la casa, leer algún libro interesante, ver películas constructivas, tener un horario establecido, realizar actividades deportivas y de esparcimiento, cuidar la alimentación y el tiempo de sueño, mejorar la caligrafía, son algunas ideas, indicó.