Es su mensaje dominical, el obispo de Tapachula, Jaime Calderón Calderón, externó su preocupación ante la ola de inseguridad que se vive en la región del Soconusco, situación que también se padece en otros estados del país, la cual mantiene en zozobra a toda la población.

Indico que la situación es preocupante por el flagelo de la violencia que azota a todo el pueblo, y que en lugar de que esos índices disminuyan, la percepción es que se va ampliando cada vez más; el clima que existe, es que las familias viven atemorizadas.

Señaló que bajó el título “Que el Señor nos bendiga con la paz”, los obispos sirven en esta amada nación mexicana con encomiendas para la vida de todas las familias, ante el grave problema de inseguridad.

Por otro lado, Jaime Calderón Calderón exhortó a la población a seguir siendo más cuidadosa en la aplicación de los protocolos de salud, ante el aumento considerable de casos positivos de covid-19, a causa de la variante ómicron.

Puntualizó que en el país se está viviendo la cuarta ola de la pandemia causada por el virus SARS-CoV-2, y en algunas regiones (la más pobladas) se están registrando muchos contagios y un aumento en las hospitalizaciones.