Para las organizaciones no gubernamentales que mantienen trabajos de lucha contra la pandemia del VIH y el sida, el anuncio de una variante del VIH conocida como VB, que según expertos debilita el sistema inmune a mayor velocidad que las cepas anteriores, es motivo de gran preocupación, toda vez que en este como en muchos temas de salud pública se ha bajado la guardia en el actual Gobierno Federal por falta de presupuesto. 

El presidente de la asociación Una Mano Amiga en la Lucha Contra el Sida, Rosemberg López Samayoa, señaló que en la actualidad hay una alerta a nivel mundial por la nueva variante del virus de inmunodeficiencia humana detectada en los Países Bajos, con la característica de volver a las personas infectadas más susceptibles a un deterioro veloz del sistema inmune y a la posibilidad de desarrollar la enfermedad del sida más rápidamente. 

Expuso que la enfermedad del VIH es un problema de salud pública y que, por lo tanto, se requiere de una mayor conciencia de la autoridad, pero también de la población para proteger su salud sexual, esta tiene que conocer el estado serológico, y que aunque en esta zona las cifras que se tienen son bajas, no implica que el problema de contagios no exista, sobre todo cuando no hay campañas de prevención. 

A esto se suma que tampoco hay apoyo económico ni atención para las organizaciones no gubernamentales que luchan contra este padecimiento y ello ha incidido en la disminución de campañas de prevención y acciones de búsquedas intencionadas de VIH y otras enfermedades de transmisión sexual, para con ello lograr el objetivo de reducir la prevalencia en las poblaciones con mayor riesgo y vulnerabilidad social.