Piden renovación de la dirigencia sindical estatal

Más de 17 mil sindicalizados de la Secretaría de Salud en Chiapas están a la espera de que se emita la convocatoria a nivel nacional para renovar la dirigencia sindical de la Sección 50, toda vez que desde el pasado 8 de octubre concluyó el periodo de la actual dirigencia sindical, por lo que señalan que los derechos de los trabajadores podrían verse vulnerados.

En entrevista, Uriel Baneco, trabajador de la salud del Distrito VII en la región Soconusco, expuso que se viven tiempos difíciles y delicados para los trabajadores, en particular los del sector salud, ya que durante este periodo, con la actual dirigencia estatal, se retrocedió y se han perdido algunos logros sindicales de gestiones anteriores, lo que se refleja en una disminución en los ingresos de los trabajadores.

Informó que la Secretaría del Trabajo federal emitió un comunicado en el que indica que el Consejo Nacional tiene hasta el 31 de marzo para emitir una nueva convocatoria para renovar las dirigencias estatales seccionales, por lo cual los trabajadores pidieron que se agilice dicha convocatoria, ya que sus derechos laborales están siendo vulnerados, debido a que en estos tres años lo que se logró en una lucha sindical y gestiones ha sido borrado.

Como ejemplo de esto, es que a equipos de trabajo como supervisores y gerenciales los cambiaron de puesto sin ninguna justificación; asimismo, durante toda la pandemia los trabajadores de la salud fueron privados de equipos de protección para atender a los pacientes, por lo que reiteraron que es urgente la convocatoria para renovar la dirigencia de la Sección 50 y a sus subseccionales.

Indicó que los trabajadores de la salud se están reorganizando para apoyar a distintos grupos de trabajo, con el fin de relevar la dirigencia. De ahí que sean cuatro mil firmas las que se oficializaron para solicitar dicha convocatoria ante el Consejo Nacional.

Confirmó que son 17 mil trabajadores de la salud, 11 mil de base federal y seis mil formalizados y regularizados, no obstante, hay alrededor de siete mil trabajadores más que están en la espera de una basificación, ya que en los últimos tres años no se ha basificado a nadie.