Organizaciones de transporte público de pasaje concesionado, denuncian la existencia de pirataje en distintas modalidades, incluyendo taxis y recientemente colectivos de Tapachula a Tuxtla Gutiérrez, sin que las autoridades de la Guardia Nacional, SCT, Delegación de Movilidad y Transporte, Tránsito del Estado, Vialidad Municipal y la Delegación de Gobierno intervengan en esta irregularidad, “bajo la premisa de que no pasa nada”. 

El transporte concesionado ha sido hostigado en los últimos meses por extorsionadores que se dedican al cobro de piso o protección, aunque parte de algunas células han sido combatidas por la FGE, sin embargo, aún persiste ese tipo de acoso bajo la premisa de “o pagan o se arriesgan a sufrir ataques en sus personas y familiares o en sus bienes”. 

Denuncia

Los extorsionadores aún obtienen considerables ganancias de sus víctimas; a pesar de que la autoridad en materia de seguridad recomienda no pagar, el miedo persiste porque las amenazas continúan y la historia de muertos en los municipios de la costa es tangible con cifras y montos. 

En lo que se refiere a la modalidad de taxis y colectivos a Tuxtla Gutiérrez, son del dominio público, se anuncian abiertamente en medios de comunicación y redes sociales, con placas particulares o de turismo realizan servicios de transporte de pasaje con rutas establecidas, sin que las autoridades intervengan, ya sea en las carreteras federales por parte de la Guardia Nacional o la misma SCT, que incumplen con la función, o las de carácter estatal o local como Movilidad y Transporte, Tránsito del Estado y Vialidad Municipal, entre otras.

Particulares

Es común, incluso, carros particulares que “ofertan el servicio de transporte de pasaje, lo hacen en internet, están detectados por la autoridad, que es omisa a su función y quizás, según algunos transportistas, hasta los protegen por algún tipo de trato que realizan con estos”, con lo que el llamado transporte pirata en esta región “se ha convertido en un servicio, una fuente de trabajo y una muestra de omisión y corrupción”.