Piden atención ejidatarios de Pavencul-Toquián Grande

Representantes de las comunidades indígenas de Pavencul-Toquián Grande de Tapachula mantienen un conflicto interno relacionado por la existencia de unidades piratas, por el cual habrían destituido al comisariado ejidal y nombrado nueva directiva, por lo que exigen a las autoridades dar mantenimiento al camino y programas de beneficio social.

Un grupo de ejidatarios y pobladores de las comunidades de la zona alta acudieron a la Unidad Administrativa para exigir a los representantes de la autoridad estatal, atienda la problemática que existe en esas comunidades en las que 42 unidades concesionadas se encuentran en paro ante el incremento del pirataje que es solapado, señalan, por personal de la Delegación de Movilidad y Transporte y autoridades ejidales.

Los indígenas de la etnia mam acudieron ante el delegado de gobierno para que reconozca a la nueva directiva nombrada en asamblea el pasado miércoles por la tarde-noche, en la que estuvieron presentes más de 432 ejidatarios.

En esta fue destituido Fluviano Velázquez Velázquez, a quien señalan de presuntas irregularidades por complicidad con el transporte irregular, por no representar los intereses de la comunidad ante las autoridades y presuntos desvíos de recursos en agravio de los ejidatarios. Una vez que se dio legalidad y se levantó el acta correspondiente, esperan que las autoridades civiles de Tapachula y del Gobierno del Estado reconozcan el cambio.

El nuevo presidente del comisariado ejidal de Pavencul es Rigoberto Pérez Ortiz, quien ahora estará encargado de llevar a cabo las gestiones de la comunidad que mantienen una inconformidad porque consideran que no han sido atendidos, que a pesar de las gestiones los beneficios no llegan y existen problemas internos, además de algunos conflictos con otras comunidades, lo que implica la necesidad de la intervención de las autoridades para dar soluciones.

Señalaron que el conflicto del transporte público aún se mantiene, ya que las 42 unidades concesionadas se mantienen en un paro hasta que la autoridad de Movilidad y Transporte ponga orden y saque de circulación a las unidades piratas.