En el marco de la celebración de la VI Jornada Mundial de los Pobres, en su mensaje dominical el obispo de Tapachula, Jaime Calderón Calderón, llamó a la población, independientemente de su expresión religiosa, a que se disponga a compartir con los pobres a través de cualquier acción solidaria como signo concreto de fraternidad.

Expuso que la jornada y las actividades relativas tienen como objetivo el estimular a los creyentes para que reaccionen ante la cultura del descarte y del derroche, haciendo suya la cultura del encuentro y demostrando amor hacia los que menos tienen.

Estadística

Reconoció que en el estado de Chiapas no solo hay signos de una pobreza material, sino que “hay muchos rostros muy concretos de pobreza”, ya que las estadísticas revelan los números que colocan a la entidad en los últimos lugares de la tabla nacional, “pero mientras no sean visibilizados seguirán quedando en el anonimato y en la falta de desatención”.

Señaló que muchas son las causas, pero “hoy no es el momento de hacer reflexión sobre ellas, sino de abrir los corazones para que las manos compartan lo poco o mucho que se tenga para las personas de escasos recursos, quienes muchas veces no tienen ni qué comer”.

Y agregó que “en nuestra realidad, como familia diocesana me gustaría que volviéramos a renovar nuestro compromiso de solidaridad y comunión con nuestros hermanos migrantes, sobre todo de los más pobres que caminan por la carretera”.