Instituciones de seguridad locales y del Gobierno de Chiapas intensificaron la presencia de agentes policíacos en las inmediaciones de las terminales de transporte, tras la arremetida de extorsionadores en la modalidad de cobro de piso con entrega de celular.

Lo anterior, con el fin de establecer comunicación con directivos transportistas de la empresa Unión y Progreso de la ruta Tapachula-Cacahoatán, de la cual solo trabaja la mitad del número de las unidades por el temor de los choferes a ser agredidos. 

En la Terminal de Corto Recorrido de Tapachula hay presencia de policías y de patrullas, lo mismo ocurre en Cacahoatán, donde fueron designados elementos de la Secretaría de Seguridad Pública y Participación Ciudadana (SSPyPC) que resguardan las terminales de transporte, e incluso en las inmediaciones de estas realizan algunas revisiones de rutina.

De manera extraoficial, los elementos policíacos informaron que tienen la instrucción de intensificar la vigilancia en el inmueble, por igual hacer revisiones de rutina a personas sospechosas; esto luego del incidente registrado el lunes cuando un delincuente abordó una unidad y metros más adelante amenazó con una pistola al chofer y le entregó un celular para el cobro de piso.

Transportistas —quienes por temor a represalias pidieron la omisión de sus nombres— exigieron a las autoridades el combate frontal contra los delincuentes que afectan al sector transporte y no solo con acciones superficiales, ya que exigen que se detenga a los cabecillas.