La falta de clases ha ocasionado una serie de afectaciones económicas. Transportistas han dado a conocer que están operando al 70 % de su capacidad, pero el segmento más golpeado ha sido el de movilidad de alumnos que ha dejado de funcionar al cien por ciento.

Sergio Antonio Rayo Cruz, presidente de la Integradora de Transportistas de Carga y Pasaje en el Estado de Chiapas, expuso que la severa crisis económica y sanitaria ha afectado a todos los sectores económicos.

Desde su punto de vista, los transportistas dedicados a la movilidad de estudiantes del nivel básico, principalmente, son los que no han obtenido ni un poco de ingresos en estos casi dos años desde la suspensión de las actividades escolares.

A diferencia de otros segmentos como los taxis, colectivos, papelerías, que han obtenido ganancias en cierto porcentaje, mientras que las unidades de transporte escolar permanecen paradas y sus propietarios están en una situación más que complicada.

“Estamos hablando de que las cabezas de familia y las mismas familias que dependían de este ingreso se quedaron sin nada, no tienen un sustento, tampoco han recibido ningún tipo de apoyo oficial”, expresó.

Agregó: “Lamentablemente, las clases presenciales no se han establecido de manera normal, me atrevería a decir que el 95 % de las clases se siguen llevando de manera virtual y el transporte no tiene ninguna posibilidad de recuperación, se quedaron sin trabajo”.

Lamentó que hasta el momento ninguna autoridad ha tendido la mano a estos transportistas que requieren de apoyos para salir adelante.

Esta modalidad de transporte se trabaja de manera familiar, teniendo como máximo dos vehículos. En Tuxtla Gutiérrez son al menos 350 unidades que se encuentran paradas en este momento.