En días pasados fueron trasladados 36 reos al penal de Villa Comaltitlán, por ello activistas hacen un llamado a las autoridades a evitar la sobrepoblación en este centro de reclusión.

Alberto Patishtán Gómez, activista chiapaneco, dijo que luego del traslado de 191 reos del penal de Ciudad Juárez, Chihuahua, a distintos reclusorios del país, del cual 36 fueron enviados al penal federal de Villa Comaltitlán, Chiapas, esto debe ser un tema de atención.

“Esto contribuye de manera negativa a la sobrepoblación en este penal que alberga reclusos de alta peligrosidad. Los penales en Chiapas mantienen sobrecupo, lo que ocasiona enfrentamientos entre los reos, incluso motines; y es que se encuentran hacinados, y hay casos de reclusos que duermen en pasillos o abajo de las literas por falta de espacios”, expuso.

En días pasados la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) confirmó el traslado de 191 reos de alta peligrosidad del Centro de Reinserción Social Estatal núm. 3 de Ciudad Juárez, Chihuahuha, a cinco penales federales, y también se realizó a través de dos rutas aéreas “sin novedad y con éxito”.

El activista Patishtán Gómez sostiene que aunque se trata de un penal federal, la población en ocasiones “presuntamente” entrega fuertes sumas de dinero para alcanzar un espacio, a fin de poder colocar sus pertenencias personales, aunado a una cama, y a través de estos “méritos” reciben un lugar para dormir.

Precisó que “mayormente las cárceles están sobrepobladas, o los que todavía no están sentenciados a esas se los llevan a prisiones federales; varias personas alcanzamos a ver eso”.

También los empresarios han externado su preocupación por este tipo de temas, ya que podría incrementar la violencia en el estado de Chiapas.