Se compromete subsecretario con la reparación de daños

El subsecretario de Derechos Humanos y Población de la Secretaría de Gobernación, Alejandro Encinas, se comprometió a reparar los daños por la muerte de 24 personas de Chenalhó y Aldama, a causa de la disputa de 60 hectáreas desde hace 45 años.  

Durante una visita a la zona, acompañado por el secretario de Gobierno de Chiapas, Ismael Brito Mazariegos, dijo que “la primera reparación debe de ser la justicia para que no queden impunes las agresiones, homicidios y lesiones, pero para que haya justicia tenemos que cooperar todos”.  

Informó que desde el jueves se establecieron en Aldama dos destacamentos de la Policía Estatal, con el fin de evitar agresiones entre habitantes de ambos pueblos, pero advirtió que “no basta con que estén la Policía y el Ejército, si no trabajamos todos para evitar los enfrentamientos”.  

Encinas y Brito Mazariegos visitaron la zona un día después de que las autoridades de Aldama y Chenalhó ratificaron el pacto de no agresión para evitar hechos de sangre. 

Ambos funcionarios estuvieron primero en Aldama, donde Encinas visitó a María Luciana Lunes Pérez, de 13 años de edad, de la comunidad de Cokó, agredida a balazos el 17 de julio. 

Encinas señaló: “Lo primero que tenemos que resolver es el tema de la tenencia de la tierra y el litigio de más de cuatro décadas. Reconozco que en Aldama ya hay una propuesta concreta que se ha presentado al Gobierno del Estado y al municipio de Chenalhó; y que necesitamos entre todos avanzar en construir esa solución a este que es el punto de origen del conflicto”. 

Agregó que será necesario resolver otras tareas como “restablecer el orden y la seguridad en esta región del estado y los temas vinculados con la seguridad pública; afortunadamente con el apoyo del Gobierno del Estado se han establecido dos bases de operación de la policía, en Cokó Tabak”. 

Sin embargo, abundó el subsecretario, “vamos a necesitar que las comunidades de Aldama apoyen a las fuerzas de seguridad para que puedan desempeñar bien sus funciones y junto con ello avanzar en resolver otros agravios derivados de este conflicto, como la lamentable pérdida de vidas, con lo que familias han quedado desamparadas; nosotros queremos atenderlas para ayudarlas a reconstruir su proyecto de vida”. 

Añadió que también se atenderá la solicitud de que sean liberadas las personas de ambos pueblos que se encuentran en la cárcel por delitos relacionados con el diferendo agrario. 

Sostuvo que los gobiernos Federal y Estatal quieren dar apoyo para el desarrollo y el bienestar de las familias y de las comunidades de ambos municipios, “pero para pasar a la etapa de la ayuda humanitaria al apoyo para el bienestar y el desarrollo, necesitamos que haya paz y tranquilidad en la región porque no será a balazos como nos vamos a poner de acuerdo ni a encontrar reconciliación”. 

“Es lamentable ver a niñas inocentes con heridas de impactos de bala, por un conflicto que no hemos sabido resolver entre todos nosotros y no podemos seguir permitiendo que eso siga sucediendo.

Les pedimos a ustedes que nos ayuden a encontrar la ruta de la paz y la reconciliación entre las comunidades”, dijo. 

La comitiva se trasladó después a Chenalhó, donde Alejandro Encinas asumió el compromiso de reparar los daños por los 19 pobladores de ese municipio y los cinco de Aldama muertos por la disputa de 60 hectáreas.