Demandan reubicación de oficinas de la Comar

El apoyo del Gobierno Federal y del Estado para “concretar lo más pronto posible la reubicación de las oficinas de la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar) hacia un espacio más adecuado y seguro”, pidió la presidenta municipal de Tapachula, Rosa Irene Urbina Castañeda.

Esto mientras que habitantes de colonias del sur-oriente de la ciudad por segunda ocasión bloquearon la calle Central Oriente para exigir que las oficinas de la Comar, ubicadas en el mercado Los Laureles, sean llevadas a otro lugar ante los múltiples problemas que causan los extranjeros que rebasaron la capacidad de atención de esa dependencia.  

A través de sus cuentas en redes sociales, la alcaldesa Urbina Castañeda explicó que fue en el marco de la Mesa de Seguridad Regional realizada en la Región Naval de Puerto Chiapas, en donde solicitó que “las oficinas de la Comar se lleven a un espacio más amplio y seguro”, que permita garantizar una atención de calidad a las personas en situación de movilidad que acuden a realizar sus trámites.  

Con ello, indicó que se ayudaría a prevenir riesgos a toda la población que transita y reside en las inmediaciones del mercado Laureles, actual ubicación de estas oficinas. 

Bloqueo

Utilizando vehículos de carga y familiares, habitantes de la colonia Los Laureles realizaron un nuevo bloqueo sobre la Central Oriente y bulevar Belisario Domínguez, a poca distancia de donde se ubican las oficinas de la Comar y de la 36ª Zona Militar.  

Rosario Guadalupe de los Santos -habitante afectada- señaló que la gran cantidad de migrantes que llegan a diario a las oficinas de la dependencia de la Secretaría de Gobernación, rebasa por mucho la capacidad de atención que tienen, y por ello generan una serie de problemas sociales en toda la zona.  

“Esa situación afecta a terceros al invadir el tráfico vehicular, poniendo en riesgo la salud de los vecinos por los cúmulos de basura que queda diseminada, además hacen sus necesidades al aire libre y se ha incrementado los robos y asaltos”, señaló.  

Por ello, insistió en que se retiren esas oficinas hacia otro lugar en donde cuenten con los espacios y todo lo necesario para su permanencia, sin afectar a la ciudadanía.  

El sábado pasado realizaron el primer bloqueo y ayer miércoles el segundo por espacio de tres horas, aunque los manifestantes indicaron que continuarán con las medidas de presión hasta que las autoridades federales les den respuestas positivas.