Más de dos mil campesinos capacitados en poscosecha
La limpieza de los granos es una parte fundamental para la poscosecha. Cortesía

Unos dos mil 801 productores de Chiapas, Campeche y Oaxaca han sido capacitados por técnicos e investigadores del Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (Cimmyt), para que conserven sus cosechas de una forma segura y accesible, debido a que la plaga de almacén pueden terminar hasta con un 40 por ciento de los granos.

Estas acciones forman parte del proyecto “Fortalecimiento del Acceso al Mercado para Pequeños Productores de Maíz y Leguminosas” que impulsa el Cimmyt con Walmart Foundation, enfocado a éste y otros aspectos dirigidos a mejorar la economía de los productores en pequeña escala.

El manejo poscosecha hace referencia a las opciones de almacenamiento que se tienen para el grano cosechado, evitando al máximo las pérdidas por plagas como el gorgojo.

Ello porque en el quehacer cotidiano de los productores estas opciones suelen ser limitadas, básicamente son los silos metálicos herméticos y las pastillas de fosfuro de aluminio.

A través del proyecto y diversos análisis realizados, los técnicos identificaron que muchos productores de frijol, por ejemplo, lo que hacen es vender casi todo el grano al momento de la cosecha para evitar las pérdidas por el gorgojo, ya que el tiempo que dura sin picarse es muy corto.

Los técnicos han instalados áreas de extensión poscosecha con frijol de cosecha nueva para identificar las mejores opciones de almacenamiento a bajo costo y sin riesgo para la salud humana.

Por ejemplo, almacenaron 40 kilogramos de grano de frijol negro en una bolsa plástica hermética durante cinco meses, en la que sólo se hacía supervisión visual y sin abrir la bolsa para monitorear los posibles daños.

Los resultados obtenidos fueron favorables: los 40 kilos de frijol estaban limpios, sin daño por gorgojo, ya que los que quedaron dentro de la bolsa al momento de cribar el grano estaban muertos, debido a la ausencia de oxígeno que caracteriza a las tecnologías herméticas poscosecha.

De acuerdo a los resultados, esta opción para los productores es económicamente accesible y sin riesgos para la salud, ya que no es necesario aplicar ningún plaguicida y esto les permitirá almacenar por un tiempo mayor su cosecha.

De esta forma podrán vender cuando el precio sea favorable para ellos, evitando el uso de productos tóxicos para el control de plagas, como el fosfuro de aluminio; y lo principal es que no tienen que recomprar grano para su consumo por el hecho de no tener un manejo poscosecha adecuado.