Todos los establecimientos con manejo de alimentos deben cumplir ciertas condiciones establecidas en la Ley General de Salud, como la obligación de desinfección y fumigación para evitar la presencia de fauna nociva (insectos y roedores), cada seis meses.

La Dirección de Protección contra Riesgos Sanitarios (Dipris) se encarga de realizar de forma periódica y aleatoria las verificaciones sanitarias para supervisar que los establecimientos cumplan con las condiciones físico-sanitarias que deben tener.

Jesús Enrique Gómez Cruz, coordinador de Atención a Emergencias de la Dipris, explicó que se revisa la infraestructura, protección del personal, material o producto que manejan y las condiciones generales; asimismo, la ausencia de fauna nociva.

Los negocios deben presentar las constancias de desinfección y fumigación que realizan cada seis meses a través de empresas privadas, las cuales también deben tener su licencia de funcionamiento y son reguladas por la misma Dirección.

Requisitos

La Dipris vigila y supervisa las fumigadoras urbanas, las cuales deben contar con una licencia para operar, así como un responsable sanitario que es vigilado por la Dirección, cumpliendo ciertos requisitos y hacer un examen para poder recibir su constancia oficial.

Explicó que en las verificaciones manejan tres indicadores: si cumple, no cumple o cumple de forma parcial; se identifica alguna anomalía en las condiciones físico-sanitarias o ante la falta de documentación se levanta un acta que se remite al área de dictaminación.

Dicha área analiza la situación conforme a lo reportado y dictamine qué procede con el establecimiento, si amerita una suspensión de servicio o una sanción económica. Para ese procedimiento se hace toma de muestras de los alimentos para análisis de laboratorio.