Legumbres, alimento de gran beneficio y accesible

En 2019, la Asamblea General de las Naciones Unidades proclamó el Día Mundial de las Legumbres, con el interés de crear conciencia pública sobre los beneficios nutricionales y medioambientales de las legumbres en la producción sostenible de alimentos.

Esta propuesta busca dar seguimiento y fortalecer las acciones llevadas a cabo desde el 2016, cuando la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación impulsó el “Año Internacional de las Legumbres”.

En nuestro país se cultiva una gran variedad de legumbres, entre las que destacan el frijol y el garbanzo. En 2020, México produjo poco más de un millón de toneladas de frijol, siendo los estados de Zacatecas, Sinaloa y Nayarit los que contribuyeron con casi el 64 por ciento del volumen nacional total.

Al finalizar octubre, en el ciclo primavera-verano 2021, se había obtenido una producción de 182 mil 323 toneladas a nivel nacional, de la que Zacatecas obtuvo 38 mil 749 toneladas, 21.3 por ciento del total nacional; Chihuahua, 29 mil 851; Chiapas, 29 mil 835; San Luis Potosí, 29 mil 104; y Guanajuato con 17 mil 695 toneladas.

De acuerdo con el reporte del escenario mensual de productos agroalimentarios, del Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP) de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader), Chiapas destaca en tercer lugar entre las principales entidades productoras de frijol.

Las legumbres han sido parte esencial de la alimentación humana desde hace miles de años. Se considera que cuando los recolectores y cazadores transitaron a la agricultura, estas plantas formaron parte de las primeras especies vegetales que fueron domesticadas.

Los beneficios que las legumbres ofrecen hoy en día son de diversa índole y con impactos positivos en diferentes áreas. Al ser de bajo costo, representan una importante alternativa de cultivo para los agricultores de pequeña escala.

Se considera que el 90 por ciento de las legumbres del mundo provienen de 100 millones de agricultores que las cultivan. De igual forma, su prolongado tiempo de conservación reduce los niveles de desperdicio, convirtiéndose en una importante fuente de alimentos para los sectores de la población con menores recursos.

Colaboran de forma significativa en la nutrición, ya que se estima que poseen un alto contenido de proteína magra y fibra, son ricas en nutrientes, vitaminas y minerales, así como un excelente antioxidante que contrarresta el envejecimiento natural.

Se denomina legumbres a las semillas secas comestibles de las plantas pertenecientes a la familia de las leguminosas. A este grupo pertenecen el frijol común, el garbanzo, el guisante seco, la lenteja, el caupí, la arveja seca, el frijol mungo y el guandú, siendo las más conocidas.