Blanca Solís, “al 100” para su regreso

Motivada y lista para iniciar la preparación rumbo a su séptimo torneo Tigres de la Liga MX Femenil, la chiapaneca Blanca María Solís Rodas emprendió este fin de semana su retorno a Monterrey, Nuevo León, donde lo primero será someterse a las pruebas de covid-19 y de ahí enfocar sus fuerzas en los trabajos de pretemporada rumbo al Apertura 2020.

En entrevista para “Cuarto Poder”, la jugadora se dijo feliz porque se acerca la hora de volver a pisar el rectángulo verde, luego de que desde marzo se suspendieran los entrenamientos con el equipo y fue liberada para volver a Tuxtla Gutiérrez y pasar el periodo de Sana Distancia con su familia.

Mes y medio después, Blanca recibió el llamado para volver a tierras regias, donde este lunes comenzarán —bajo estrictas medidas de salud— las pruebas de covid-19, esperando que tanto ella como sus compañeras y el cuerpo técnico puedan iniciar sin contratiempos la preparación para el torneo que comenzará el 24 de julio. “El lunes nos hacen las pruebas, y a más tardar miércoles o jueves deben estar los resultados”, comentó la jugadora.

Durante este periodo de cuarentena —relató— se ha mantenido en actividad en casa con entrenamientos a distancia enviados por el cuerpo técnico de Tigres, pues hasta antes de que se anunciara la cancelación del pasado torneo CL2020, seguían a la expectativa de reanudar la competencia de un momento a otro.

La futbolista reconoció que, como es normal, existe cierto temor al salir del confinamiento, porque se sigue escuchando de los contagios, pero confió en que se tomarán medidas de prevención adecuadas con el equipo dos veces campeón de la Liga MX Femenil. “Vamos con muchísimas ganas a tocar cancha”, expresó.

Hace una semana y tras unos días de descanso, Blanca retomó la actividad con las sesiones virtuales, en la que el trabajo fue de mayor intensidad, previendo lo que será la próxima pretemporada.

La chiapaneca se dijo motivada para volver en gran forma, después de que las lesiones le impidieran rendir al máximo en los últimos tiempos, pues un par de desgarres en cuadricep (uno de 6 y otro de 12 centímetros), la llevaron a sufrir un bajón anímico y futbolístico, ya que tardó cerca de ocho meses en recuperarse por completo y no sentir molestias al jugar.

“Ya me siento al cien al correr, al dar una zancada, y sobre todo ahorita que hemos tenido el tiempo de recuperarnos físicamente y mentalmente también, y creo que estoy con todo para regresar en este torneo”, cañoneó.

En este sentido, reconoció que en Tigres la exigencia es alta por el nivel de las jugadoras, pues la mayoría han pasado al menos en alguna categoría de selección mexicana. Para su posición en el ataque, Stephany Mayor es su competencia directa por el puesto, y aunque Blanca la considera una “crack”, le gusta y le motiva el reto para entrenar más fuerte y estar a la altura de lo que el cuerpo técnico requiere.

“He sido tomada en cuenta por Roberto Medina. Hay jugadoras que no han tenido muchísima oportunidad y yo, como quiera, la he tenido y voy a tratar de responder”, sentenció.