Cafetaleros no se baja de la zona de Liguilla

Pese a la ausencia de jugadores clave en su línea defensiva, Cafetaleros de Chiapas consiguió un triunfo vital de 2-1 sobre Arroceros de Cuautla, en un duelo celebrado en la cancha del Estadio Zoque, correspondiente a la Jornada 24 de la Temporada 20-21 de la Liga Premier.

El conjunto chiapaneco que lucha por uno de los cuatro pases disponibles a Liguilla en el Grupo 2, no pudo disponer desde esta jornada con el portero cubano, Raiko Arozarena, además de las bajas forzadas por suspensión de Freddy Cabezas, Raúl Beltrán y Alan Hernández, lo que obligó al director técnico, Miguel Ángel Casanova, a saltar a la cancha del Estadio Zoque con varias novedades en su 11 titular, entre ellas la del portero David Monterde.

Sin importar la ausencia de elementos cruciales, el conjunto aromático se comprometió con la obligación de sumar los tres puntos de esta jornada; una victoria que empezó a labrarse desde el minuto 17, cuando Carlos Camacho desbordó por izquierda y asistió en el área a Osvaldo Ramírez “Chicago”, quien de media vuelta colocó el 1-0 en el marcador.

Cafetaleros parecía encaminarse a un triunfo tranquilo en su cancha, pues al minuto 39 consiguió ampliar la ventaja a 2-0, gracias a una acción en la que Roberto Meneses desbordó por la derecha y centró para la llegada de Yair Delgadillo, quien sólo tuvo que empujar el balón al fondo del arco.

Sin embargo, Arroceros de Cuautla salió “respondón” en el segundo tiempo y pudo descontar al minuto 53 con un anotación de Jair Pérez para el 2-1, lo que elevó la tensión al máximo.

El cuadro local logró capear el temporal y mantuvo el resultado a favor, con el cual llegó a 12 victorias en la temporada y mantuvo además su calidad invicta jugando en el Estadio Zoque.

De esta forma, Cafetaleros de Chiapas arribó a 49 unidades, lo que le permiten mantenerse en el cuarto lugar del Grupo 2, en tanto que Arroceros de Cuautla se estancó en nueve unidades.

No obstante, el cuadro aromático tendrá que cerrar la temporada sin margen de error, pues una derrota —o incluso un empate— podría ser la diferencia entre pasar a la fiesta grande o ver la Liguilla por televisión, esto cuando sólo quedan dos partidos más por disputarse en la fase regular.