“Checo” es cuarto en clasificación mundial

Emocionado hasta el sollozo, el mexicano Sergio Pérez cruzó la bandera de cuadros en el primer lugar. El tapatío se consagró como ganador dentro de la Fórmula Uno. El Gran Premio de Sakhir fue el escenario perfecto para “Checo”, envuelto en un limbo desconocido por su futuro, y necesitaba mostrar —todavía más— sus aptitudes para continuar en la máxima categoría del Automovilismo. Red Bull es la única escudería con un asiento disponible para el próximo año.

Fueron 10 años y 190 carreras de espera; pasaron nueve podios y tres equipos para que Pérez triunfara dentro de la F1. 50 años debieron transcurrir para que un representante mexicano ganara, lapso en el cual esa hazaña —conseguida dos veces por Pedro Rodríguez (1967 y 1970)— parecía imposible de repetirse.

Al conocer que había ganado la carrera, el jalisciense no pudo hablar por la radio con su equipo. Lo que se escuchó fue sollozo, la emoción de la culminación del esfuerzo de décadas. El “Himno Nacional Mexicano” se escuchó en la ceremonia de premiación por primera vez en cinco décadas. Irónico, en el podio, lo acompañaron Esteban Ocon (Renault) y Lance Stroll (Racing Point), con quienes ha tenido roces deportivos durante los últimos años en el Gran Circo.

“Checo” ganó en Sakhir después de tener un trompicado arranque, en el que el Ferrari de Charles Leclerc tocó el bólido del mexicano y lo obligó a entrar a “pits”, con lo que reinició desde el sitio 18. Las fallas en Mercedes también ayudaron.

El recuerdo

El tapatío emula al legendario Pedro Rodríguez, quien lo hizo en dos ocasiones. La última vez que un mexicano había ganado un Gran Premio de la Fórmula Uno fue el 7 de julio de 1970, con Pedro Rodríguez al volante del British Racing Motors, en el circuito de Spa-Francorchamps de Bélgica.