Dejan a la afición con las máscaras puestas

El cartel anunciaba al Hijo del Matemático y a Príncipe de Seda, nieto directo del histórico Huracán Ramírez; sin embargo, el pasado domingo, cuando volvieron las funciones populares al Deportivo Roma, los luchadores nacionales no se presentaron, por lo que gladiadores locales tuvieron que entrar al quite.

José Manuel Coutiño, promotor de la función, comentó que por motivos de causa mayor, dichos personajes no consiguieron llegar a tiempo a la cita con la afición chiapaneca, que se quedó con la máscara puesta y con el grito de apoyo para ellos.

Sobre el ring, Fuego Nuevo, o Lazarito, y su hijo New Fire Jr. hicieron tercia con Destroyer Jr., para enfrentar a Turipache 2000, Toro Rojo y Dr. Elektro, en una contienda exclusivamente de talento local.

Comprometidos con su participación, los de la dinastía Fire salieron con los ánimos a tope para demostrar su calidad y por qué competirían ante los nacionales, pero al final no se dio y tuvieron que enfrentar a luchadores que ya conocen pero que no dejan de ser peligrosos.

La primera caída fue para la tercia de la dinastía y Destroyer; gracias a sus buenos movimientos sobre el ring, lograron poner de espaldas planas a Toro Rojo y Elektro. Con la segunda caída en marcha, Turipache y Toro Rojo se fueron con todo sobre New Fire y Destroyer, mientras que Elektro hizo de las suyas ante Lazarito.

Las sillas de madera o metálicas hicieron su aparición. Algunos rostros comenzaron a sangrar, evidencia de la rudeza con la que la lucha se estaba realizando. El castigo fue bárbaro, por lo que el triunfo para Turipache, Toro Rojo y Elektro fue evidente.

Tomando aire y buscando recuperar fuerzas, los Fire junto a Destroyer se rehicieron para la última caída. Devolvieron la cortesía a sus rivales, con las mismas herramientas que fueron lastimados y causaron daños a la tercia de enfrente. De esta manera, el triunfo fue para Lazarito, New Fire y Destroyer.