Guerreros, a cinco años de su adiós

La garra y el deseo de ganar, que desde su creación les agenció a la perfección el mote de “Guerreros”, hicieron del Atlético Chiapas uno de los clubes más queridos por la afición futbolera en Tuxtla Gutiérrez. Hoy, a cinco años de haber jugado su último partido oficial, el llamado Equipo del Pueblo sigue vigente en el recuerdo de los asiduos visitantes al estadio Zoque Víctor Manuel Reyna.

De existir aún, habría cumplido el próximo mes de junio 21 años de vida. El equipo militó mayormente en la segunda división (hoy Liga Premier), como un proyecto que se desencadenó tras un encuentro amistoso entre los Toros del Celaya (de Hugo Sánchez, Michel y Butragueño).

Tras jugar primero en la segunda, el empresario Antonio Costanzo compró una franquicia de primera A y logró congregar a exjugadores de primera división de la talla de Porfirio Jiménez, José Miguel, Ricardo Rayas, Eduardo Córdova y Mario “Vaquero” Jáuregui, así como otros talentos como Juninho, César Alexenicer, Francisco Granados, Eron Chirino y Antonio Landa.

Tras haber sido dirigidos en un principio por René Isidoro García y posteriormente por Diego Malta, recurrieron a su técnico de base en casi todas sus temporadas, Ignacio “Bambi” Negrete.

Aquella campaña en la primera A, disputada entre 2001 y 2002, debe ser considerada como el detonante de la posterior aparición de la primera división en Chiapas, pues con sus actuaciones, los Guerreros revelaron a Tuxtla Gutiérrez como una plaza capaz de convocar a miles de seguidores a sus tribunas y un destino propicio para el máximo circuito, lo cual se daría al poco tiempo.

El último adiós

En 2015, Guerreros tuvo su última versión conocida como club del Futbol profesional chiapaneco, asentándose nuevamente en Tuxtla Gutiérrez, cambiando en esta ocasión sus tradicionales colores en azul y blanco por verde y blanco, un detalle que no convenció del todo a los aficionados desde la primera época.

El equipo volvió a aparecer para disputar el campeonato de la Liga Premier de la Temporada 2014-2015, buscando con un grupo de talentosos jugadores el ascenso deportivo, objetivo del cual se quedaron lejos, pues en su primer torneo sumaron 15 puntos y en el segundo 22 unidades, en la orilla de calificar a la Liguilla por el máximo premio.

Los Guerreros de hace cinco años primero fueron dirigidos por el “Bambi” Negrete y posteriormente pasaron a manos de Benjamín Mora (técnico que curiosamente ahora dirige con gran éxito en el Futbol de Singapur), logrando cierto éxito deportivo en su segundo semestre, al aspirar al título del Torneo de Copa de la Liga Premier, llegando hasta la instancia de semifinales, donde sucumbieron ante los Tecos de la UAG, escuadra que a la postre sería campeona del certamen.

De aquel último plantel del Equipo del Pueblo se destacaron jugadores chiapanecos como Erick Rivera, Jorge Durán, Angelo Costanzo y otros de buen nivel como David Andrade, Reynaldo Díaz, Ángel Partida, el brasileño Murilho Damasceno y Arnhold Rivas.

Aquella última versión de Guerreros tuvo como mandamás a Gabriel Orantes Costanzo, quien más adelante sería presidente de Cafetaleros y actualmente es director deportivo de los Toros del Celaya del Ascenso MX.