La selección mexicana y sus participaciones

La misión se ha cumplido. La selección mexicana irá a los Juegos Olímpicos de Tokio. Por decimosegunda ocasión y tercera consecutiva, el Tricolor será parte de la delegación olímpica.

Triunfo claro de 2-0 sobre Canadá, que fue sufrido y no porque los canadienses opusieran férrea resistencia, ya que le jugaran de igual a igual al cuadro de Jaime Lozano, sino porque el equipo nacional tardó demasiado en abrir el candado, con fallas clarísimas frente a la portería canadiense que fue bien defendida por James Pantemis, hasta que en el segundo tiempo la muralla se rompió y pudo mostrar su superioridad.

México disputará el título de la región al enfrentar a este martes a Honduras, que también clasificó a Tokio al derrotar a Estados Unidos 2-1. El cuadro de Lozano deberá concentrarse en ascender el nivel de juego, y pedir apoyo de los clubes para preparar al equipo con entrenamientos, partidos, lo que se le pueda dar para presentar una mejor cara en los Olímpicos, además de escoger con mucha sabiduría a sus tres refuerzos mayores de 24 años.

De inicio a fin, México fue mucho mejor que Canadá, un cuadro que salió entregado, guardándose en su campo con la esperanza de asestar un contragolpe al favorito. Pero no, México no le dio oportunidad. Como ha sido en todo el torneo, Sebastián Córdova fue el mejor elemento del Tri, acompañado del vértigo de Uriel Antuna y la inteligencia de Alexis Vega. Gracias a eso hubo varias jugadas de peligro en la primera parte, pero el gol no llegaba y eso llegó a preocupar.

Tuvo que equivocarse el mejor hombre de Canadá, el portero Pantemis, para que el Tricolor abriera el marcador; luego de una mala salida canadiense, Carlos Rodríguez tomó el balón y pasó para Antuna, que definió por debajo de las piernas del guardameta (minuto 57). El trabajo estaba hecho, los rivales no mostraron signos de reacción. Vino un cobro de tiro libre y Johan Vásquez, de rebote, marcó el segundo (minuto 64).

Pudieron caer dos o tres goles más; la falta de puntería es algo en que se debe trabajar, pero al final la misión se cumplió y México ya tiene el boleto a Tokio.