Raiko Arozarena, de Cuba para Chiapas

Con 23 años de edad cumplidos, el guardameta cubano, Raiko Arozarena González, busca afianzarse y crecer en el Futbol Mexicano, para así ser nuevamente llamado a la selección de su país.  

Raiko —hermano del pelotero de Grandes Ligas, Randy Arozarena— recaló en Cafetaleros de Chiapas de la Liga Premier para este 2020, tras la desaparición del Ascenso MX, circuito en el que militaba con los Venados de Mérida.  

Sonriente y de buen ánimo, el jugador comparte para los lectores de “Cuarto Poder” su aspiración intacta de triunfar en México, pese a que, para esta temporada, el destino le deparó jugar en una división inferior, algo que no le desilusiona, pues lo ve como un reto más que lo puede proyectar a mayores alturas.  

“Al estar en Venados (de Mérida) creo que aprendí mucho, no tuve mucha oportunidad de jugar, pero esta opción me la dio el Señor que está allá arriba y es muy favorable para mí y quise venir acá y demostrar que puedo jugar en otro nivel más alto”, aseguró. 

Admirador del guardameta costarricense Keylor Navas (Real Madrid, París St Germain), el cancerbero comparte lo mucho que aprendió desde su llegada a México, en especial del veterano portero, Armando Navarrete, quien prácticamente fue su mentor en Venados de Mérida.  

“Aprendí mucho de él, me da muchos consejos y lo tomo siempre muy bien y por eso creo que ha sido uno de los mejores ejemplos acá en México para mí”, afirma. 

Al respecto, vale la pena recordar que Raiko debutó en nuestro país en septiembre de 2018, en un partido de Copa MX donde Venados cayó ante Puebla, causando gran revuelo en el medio por su nacionalidad.  

Bruno Marioni fue el entrenador que le dio la confianza para presentarse en el Futbol mexicano y en la actualidad, el técnico Miguel Casanova es quién apuesta por el cubano como la opción correcta para resguardar los tres palos en Cafetaleros de Chiapas, equipo que aspira a subir a Liga de Expansión. 

El jugador, a su vez, se muestra comprometido con la meta que persigue la escuadra chiapaneca, pensando en tener a Cafetaleros en lo alto de la tabla, para alegría de sus aficionados y dirigentes, pero a la vez advierte que “el objetivo es mantenerse, no simplemente llegar.” 

Eligió el Fut 

Raiko reconoce que, al igual que su hermano Randy, también pudo ser beisbolista, pero no continuó en este deporte por temas extra deportivos como sus estudios y restricciones propias de su edad en Cuba. 

El destino lo sacó del diamante y lo llevó al rectángulo verde, donde su intención es demostrar que los atletas de su país no sólo pueden brillar pichando o bateando, sino también evitando goles.  

“Vengo de un país donde el deporte nacional es el Beisbol, no hay como muchos futbolistas jugando a nivel profesional allá en Cuba, pero tengo la oportunidad de demostrar que allá en mi Cuba hay buenos futbolistas”, cañoneó. 

Raiko inició su carrera como futbolista en el FC Pinar del Río de Cuba, a los 14 años de edad, donde sus lances y atajadas lo llevaron a ser convocado por la Selección Nacional Sub 20 de su país. 

En la actualidad, el futbolista sabe que está en la mira de la selección Mayor de Cuba, junto con otro compañero que juega en ligas inferiores en España, esperando que este sueño de volver a representar a su país se cristalice gracias a sus buenas actuaciones con Cafetaleros.