El noruego Viktor Hovland cerró un camino que empezó en 2018, al ganar el Mayakoba Golf Classic. El europeo embocó un “birdie” en la bandera 18, para evitar el hoyo de desempate con Aaron Wise, y firmó una tarjeta de 264 golpes (-20), en lo que fue su segundo título como profesional del PGA Tour.

Hace dos años, Hovland pisó por primera vez el campo de El Camaleón, su presentación dentro de un torneo en el máximo circuito, cuando todavía era golfista amateur, estudiante de Oklahoma State University. En abril de 2019, venció al mexicano Álvaro Ortiz por el galardón de mejor novato en el Masters de Augusta y se convirtió en profesional.

Para febrero de 2020 se convirtió en campeón del PGA Tour, por su victoria en el Puerto Rico Open, etiquetado como un certamen “maldito”, pero no le duró mucho la mala suerte porque, en diciembre, tras meses complicados por la pandemia de covid-19, volvió a ganar.

El noruego arrancó la última ronda a dos golpes del entonces líder, el argentino Emiliano Grillo, quien tuvo un pésimo domingo y quedó pronto fuera de la competencia (+1 en el día). Viktor cerró el domingo con 67 impactos. El estadounidense Wise le hizo mucha competencia, pero, contrario al europeo, no embocó el pájaro en el 18.

A sus 23 años, Hovland amarró su segundo título como profesional y se embolsó el premio de 1.29 millones de dólares. Los mexicanos Carlos Ortiz y Abraham Ancer cerraron entre los mejores 15 jugadores del certamen. El primer mencionado quedó en la octava posición (-15) y el segundo, duodécimo (-13).

“Jugué bastante bien, me voy contento y fue un gran torneo para cerrar bien el año”, indicó el tapatío. “Siempre se puede un poquito más, creo que estuve mejor de lo que se vio en el “score”.

“Buen torneo, aunque me quedé con las ganas de levantar más en el tablero. Cero ‘bogeys’ en las últimas tres rondas, no puedo irme enojado”, añadió el tamaulipeco.