En la presentación del primer sencillo se sus hijos Valentina y Emiliano, Alejandro Fernández se hizo presente para respaldarlos y apoyarlos, y aunque sabe que continúan con la dinastía que comenzó con Vicente Fernández, desea quitarles la presión invitándolos a divertirse.

“Están chiquitos y están jugando, brincando, divirtiéndose, lo que pase hoy será solo el primer paso, y quien sabe un día a lo mejor nos juntemos todos (él y sus cuatro hijos), en el escenario para cantar”, dijo Alejandro en su paso por la alfombra roja a la prensa acompañado de su actual pareja Karla Laveaga.

Quién se hizo presente también fue una de las hermanas mayores del nuevo dúo Tinu y Emi, América, quien igualmente se mostró feliz ante el paso de sus hermanos en la industria de la música, mismo que ella y su hermano mayor Alex han seguido. “Sabemos todos lo importante que es el legado que nos ha dejado mi abuelo y mi papá, y lo mejor que podemos hacer para continuar con él es aprender día a día de lo que ellos (Alejandro y Vicente) han hecho para llegar al lugar que tienen en la música”, dijo América orgullosa.

Quien también llegó a apoyar a sus nietos fue la viuda de Vicente Fernández, la señora Cuquita, quien prefirió no detenerse a hablar con la prensa y solo expresar brevemente su felicidad y orgullo por sus nietos que comienzan oficialmente su carrera.

Por su parte, los protagonistas de la noche, Valentina y Emiliano recordaron a su abuelo Vicente Fernández en su paso por la alfombra, contando cómo pese a que ya no está físicamente con ellos su recuerdo e influencia sigue presente. “Hace poco tenía dudas del proyecto, hablé con Dios para que me diera una señal fue muy personal, pero lo sentí ahí conmigo”, contó Emiliano. Y a esto se suscribió su hermana Valentina. “Siempre lo siento conmigo lo sueño”, dijo emocionada, al borde de las lágrimas.

Así entraron al estudio donde ante familiares y amigos presentaron su primera canción “Deja vu”, además de interpretar otras canciones como “Ojitos lindos” de Bad Bunny, ritmos pop y reggaetón, alejados de la canción ranchera de su padre y su abuelo, ante lo que Alejandro reaccionó. “Siguen experimentando, pero quizá cuando maduren un poco más también decidan interpretar como nosotros lo hemos hecho, pero no buscaré imponerles nada, solo disfrutar de su proceso”, describió Alejandro.