El INPI registra 14 lenguas originarias en Chiapas
Roberto Lorenzo Rueda, en el centro cultural Jaime Sabines. Cortesía

El Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI) tiene un registro de 14 lenguas que se hablan en la entidad, declaró Roberto Lorenzo Rueda, jefe de la Unidad de Culturas Populares, Indígenas y Urbanas de Chiapas.

Entre estas, la lengua chuj, cuyos hablantes fueron invitados al encuentro “Hue hue”, que se realizó con motivo del Día Internacional de la Lengua Materna en el auditorio del centro cultural Jaime Sabines.

Los hablantes fueron los invitados especiales de dicho encuentro, explicó Lorenzo Rueda, porque ellos viven en territorio guatemalteco pero muy cerca de la frontera con México y el INPI los toma en cuenta como parte del patrimonio lingüístico de Chiapas.

Detalla que muchos de nosotros no tenemos conocimiento de que ese grupo forma parte de Chiapas, y por ello surgió la invitación, porque realmente es un número muy limitado de hablantes de chuj el que hay en México.

Por otro lado, entre las reflexiones que Lorenzo hizo durante el Día Internacional de la Lengua Materna, está la importancia de resaltar la fecha para el reconocimiento de esta y que eso los lleve a hablar sobre la seguridad de los hablantes.

Ahonda que es importante enfocarse en el espacio territorial, porque si este no se asegura, entonces el hablante también desaparecerá, posiblemente al migrar a otro lugar donde su lengua no sea la que se use y por ello tenga que cambiarla. “Quizá no por voluntad propia sino que, al ver de que no se usa, la dejarán y así se irá perdiendo”, comentó.

Precisa que si bien el 21 de febrero tiene un reconocimiento de las autoridades, muchos hablantes de las lenguas originarias no saben de esa fecha, por lo que también hay que trabajar en llevarles esa información.

“Estoy seguro de que muchos compañeros indígenas de las comunidades ni siquiera saben que el 21 es un día de conmemoración. Eso quiere decir que no saben que existen derechos lingüísticos, y quiere decir también que no saben que dentro de la constitución son reconocidos”, abundó.

La respuesta que él mismo se da ante esta problemática es que quizá muchas instituciones no han hecho el papel de llevar la información a las comunidades. “Bajarlas al entorno de cada uno de ellos desde su propia lengua, y es algo que se debe empezar a hacer”, asevera.

Agregó que “hace unos años, el INPI hizo un atlas de los pueblos, y en el caso de Chiapas registró un total de 14 lenguas, entre ellas tsotsil, tseltal, tojolabal y zoque, que serían de las más habladas; pero no se oye mucho de la lengua mochó, de la kakchiquel, del jacalteco o de los chuj, que son lenguas que están en declive, con poblaciones disminuidas impresionantemente”.

Aunque no quiso ser pesimista, mencionó que posiblemente en unas dos décadas se reduzcan en un 50 por ciento los hablantes de las citadas lenguasn por lo que la Organización de las Naciones Unidas ha creado el “Decenio del fortalecimiento y de la revitalización de las lenguas a nivel mundial”, que empezará en 2022.