Entrenamiento de glúteos en casa

Mientras que unos buscan el máximo aislamiento de este grupo muscular, otros afirman que con grandes básicos como sentadillas o pesos muertos es más que suficiente para desarrollarlo correctamente

Sentadilla búlgara

Como decíamos en el ejercicio anterior, la sentadilla búlgara es un estirador pero con vectores de fuerza combinados por lo que este ejercicio, como las zancadas deben tener un hueco en nuestro entrenamiento de glúteos. 

La elección de las sentadillas búlgaras en lugar de las zancadas responde a la misma razón que en el caso anterior: si tenemos poco material, podemos sacarle más partido a una sentadilla búlgara con el peso corporal que a una zancada, aunque si nos resulta demasiado difícil la búlgara, no hay razón para no realizar zancadas.

Sentadilla

Inspiramos y comenzamos el movimiento conduciendo nuestras caderas hacia atrás para inmediatamente flexionar nuestras rodillas a la vez que ganamos profundidad. Comenzar el movimiento con las caderas nos permitirá bascular el peso de nuestro cuerpo hacia los talones y no hacia las rodillas.

Lo ideal sería trabajar la sentadilla para realizarla con una mayor profundidad y acentuar el estiramiento del glúteo al final de la fase excéntrica. Una vez en la parte más profunda del movimiento, empujamos con nuestro glúteo hacia atrás y hacia arriba sin inclinar el torso hacia adelante a la vez que comenzamos a extender las rodillas y recuperamos la verticalidad.

Peso muerto rumano monopodal

El peso muerto rumano es un estirador como el anterior pero con vectores de fuerza diferentes por lo que ambos deben formar parte del entrenamiento. La sentadilla búlgara que veremos a continuación también es un estirador pero con la particularidad de que los vectores de fuerza no son completamente verticales ni completamente horizontales, sino oblicuos.

La elección de realizar el peso muerto rumano con una sola pierna responde a dos razones: una, que aumentamos la actividad del glúteo medio al añadir un componente de estabilización y dos, que probablemente en casa contemos con poco material por lo que realizar este ejercicio a una sola pierna aumenta la intensidad del mismo.

Puente de glúteos 

El puente de glúteos forma parte del grupo de activadores por lo que es buena idea empezar con él nuestra rutina. Los activadores se caracterizan por ser ejercicios donde el glúteo encuentra su punto de máxima tensión cuando está contraído. 

Además de extender la cadera durante el ejercicio, debemos procurar mantener una ligera retroversión pélvica, es decir, orientar nuestro pubis hacia el techo. Esto aumentará la activación sobre nuestro glúteo.